• OTTO

¿Es Dark Souls II tan malo como se dice?

Actualizado: 11 nov 2021



El género souls ha sido desde hace años unos de mis géneros favoritos. Los juegos de FROMSOFTWARE son sin duda de los mejores juegos que he jugado nunca y varios de sus títulos se encuentran entre mis favoritos.


Hace unos meses decidí probar el Dark Souls II, pues era el único que me quedaba por jugar todavía, y tras más de 20h de juego puedo entender porqué es el título menos querido por los fans.


Antes de comenzar me gustaría señalar que el juego tiene cosas bastante positivas, sobre todo en su apartado gráfico y la música. Los gráficos mejoran considerablemente de su predecesor a la par que la paleta de colores con unos tonos más cálidos y vivos le dan una inmersión increíble, eso sin contar que Majaula, el lobby del juego es, con diferencia, el más bonito de todos los souls.


El principal problema que he tenido con este juego ha sido el atributo de Adaptabilidad. Para el que no sea conocedor del tema, una de las principales mecánicas de los Dark Souls es la voltereta, pues esta te da unos Frames de Invencibilidad ideales para esquivar el ataque de los enemigos en el momento justo. Tanto en el Dark Souls I como en el III, este atributo (que no existe como tal) se ve afectado por el peso del equipo. En función de la armadura que llevemos, cuando más llegue a pesarnos y menos aguante tengamos, más lento rodaremos y, por ende, contaremos con menos Frames de Invencibilidad. Dark Souls II cuenta con un atributo especializado para rodar y tomar estus (las curaciones) que debemos mejorar el cual empieza con una base muy baja la cual tendremos que sacrificar niveles al principio si queremos mejorarla.


Otro de sus grandes problemas son los enemigos. Dark Souls II cuenta con una dificultad artificial que consiste en juntar a muchos enemigos en una misma sala. A diferencia de las otras dos entregas, donde los enemigos se encuentran bien posicionados con el mapa y cada uno acaba siendo un reto en su justa medida, en esta entrega la dificultad consiste en poner muchos más enemigos juntos.


Relacionado con esto, los bosses, el eje central del juego, son a mi parecer de lo más simples que hay. La mayoría tienen forma humana y cuentan con pocos patrones de combate, haciendo que estos, junto con las malas mecánicas del juego, sean aburridos e incluso tediosos. En lo que llevo jugado no me he encontrado todavía con ningún boss que me haga disfrutar del combate.



Finalmente, el mapa del juego es una clara bajada de calidad respecto del Dark Souls I. Mapa lineal (que no tiene porqué ser malo) pero horriblemente conectado. Zonas sin sentido espacial y un mundo que no se siente para nada tan conectado como la primera entrega.


Me ha defraudado mucho esta entrega, tanto que he dejado de jugarla porque no me estaba divirtiendo en absoluto. Veré en un futuro si le llego a dar otra oportunidad, pero por ahora es un juego que se va a quedar cogiendo polvo en mi biblioteca.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo