top of page

Dos juegos que traspasan la pantalla.



Antes de nada, feliz 2024 y con retraso feliz Navidad porque Cristo nació hace un par de semanas queridos lectores (seamos o no conscientes todos). Como primer post de mi 2024 quería hablaros sobre la capacidad que ejercen algunas obras del género de los videojuegos, las dos mejores que existen si me lo preguntas, de poder traspasar la enorme frontera que es la pantalla y hacer que los gamers sigamos disfrutando de estos y jugándolos fuera de nuestros PCs o consolas.


Estas dos obras, aparentemente distintas entre sí, son Umineko no Naku Koro Ni (posiblemente, lo que más me guste de la vida desde 2016) y Outer Wilds; y lo único que tienen en común es que ambas traspasan la cuarta pared y usan el medio interactivo para ir más allá con la forma en la que se pueden jugar ambos.


Umineko es una novela visual, un tipo de videojuego en el que te pasas las horas viendo imágenes estáticas y leyendo con sonidos y música que te introducen en el ambiente de la obra. Viendo que consiste en leer lo que pone en pantalla sin poder interaccionar con el entorno ni los personajes, esta obra utiliza el texto a su favor para crear un entorno jugable que suscita a la interacción con otras personas que lo están jugando o lo hicieron previamente. El juego trata sobre un misterio al estilo de Agatha Christie, el jugador y su personaje principal se ven envueltos en una temible partida de ajedrez que representa la lucha entre lo real y lo fantasioso a base de la presentación de crímenes clásicos; y nuestros instrumentos para ganar son las verdades rojas (verdades totales dentro de un tablero), doradas (verdades totales que se efectúan dentro y fuera del tablero), azules (teorías lógicas que pueden ser diluidas) y moradas (o verdades o mentiras; no hay término medio) presentando así un código de colores que tendremos que tener presente para resolver los acertijos planteados; a parte de una estructura interesante de metajuego respecto a la novela visual. Esta obra, con una jugabilidad que emula a la resolución de un libro de misterio en su técnica jugable, permite al jugador desde su menú el acceder a foros para que este se ponga en contacto con otros fans y entre varios hagan sus propias elucubraciones o uno actúe como el game master de un juego de rol de detectives; a parte de que en su último tramo el jugador deberá resolver varios acertijos y un tablero de juego (un capítulo de Umineko se divide en estos, el tablero es donde transcurren los hechos de la obra y son similares a una partida de Cluedo tradicional) por sí solo demostrando que adquirió pericia respecto al código de colores y texto que presenta la obra. Umineko pretende, como juego, crear una experiencia inmersiva de rol de detectives presentando y permitiendo la creación de múltiples escenarios de novela de asesinato y misterio fuera del entorno de la pantalla; y esto lo hace muy valioso a mis ojos.



Outer Wilds, el único juego de Mobius Games, es una experiencia distinta a la anterior pero que tiene un núcleo jugable parecido al de Umineko; en este juego de exploración y puzles encontramos un loop temporal y jugable en la que el jugador debe recoger información del mundo que le rodea y resolver el misterio que lo mueve. Siendo una obra interactiva, en la que el usuario puede moverse por el escenario e interactuar con los elementos de este y los personajes que lo habitan mientras el tiempo corre de una manera lógica y natural en el universo del juego, os preguntaréis el qué tiene de parecido con una novela visual y esta respuesta es simple: las verdades en Umineko funcionan de la misma manera que un manual de rumores que encontramos en Outer Wilds. A lo largo de nuestra partida en esta obra maestra, que en cuanto a lo que es un videojuego y el cómo funcionan esto de cara a la interacción con el usuario me parece el epítome de lo que hace a un videojuego el serlo, cuando descubramos algo de la galaxia en la que transcurre Outer Wilds esto se resumirá en el diario de rumores y la información se comunica de manera similar que en el juego anterior. Esta forma de guardar el progreso, dependiendo enteramente del conocimiento que el jugador posee sobre lo que le rodea, hace que la obra en cuestión sea comentada también entre los jugadores porque la obra se describe a la perfección como una excavación y/o estudio arqueológico que invita a ser desentrañado por varias personas.



Y hasta aquí este post; la verdad es que me hacía ilusión el hablar un poquito de mis dos juegos favoritos y explicar una ínfima parte del por qué son especiales. Ambas obras se sustentan en el conocimiento que tiene el jugador sobre el mundo del juego, en desentrañar misterios, en un sistema de información simple pero efectivo y, sobre todo, en la cooperación de los jugadores fuera de la pantalla de juego para poder disfrutar plenamente de ambas experiencias.


Gracias por leer este post y hasta pronto, lectores míos; espero que lo hayáis disfrutado.





40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page