Videojuegos en la sociedad (parte 1).

Si hace unos meses hablaba en una de mis publicaciones acerca de las sociedades que rigen algunos de los principales videojuegos multijugador, hoy toca hablar de lo que sería lo... ¿contrario? Sí y no; en realidad, de lo que quiero hablar hoy es de los videojuegos dentro de la sociedad.


Al igual que en la anterior ocasión, este post es para hablar desde un punto de vista que puedo mantener a partir de numerosos debates y observaciones al respecto, y lo quiero enfocar en torno a la sociedad actual.


¿Cuál es el problema que tienen hoy en día los videojuegos? ¿Su mala fama? Sí... pero no. Me explico: creo que esto ya nos suena a todos, el hecho de que se produzca un incidente con algún herido de gravedad o mortal y, si el culpable tiene algo relacionado con los videojuegos, rápidamente los medios se echan al cuello con sus titulares de "LOS VIDEOJUEGOS SON VIOLENTOS". Independientemente del tipo de juego, esa acusación es totalmente irrelevante. Seamos sinceros, por mucho que un chaval juegue, por ejemplo, al Mortal Kombat 11, y odie muchísimo a una persona, los videojuegos no le van a permitir imitar un Fatality con su némesis.


Lo siento, pero por mucho que te sepas los movimientos, jamás podrás hacer portales al infierno donde despellejar a alguien a quien odies.

Otro ejemplo: "Es que mi hijo juega mucho al Grand Theft Auto V y me preocupa que haga lo mismo en la vida real." Punto 1: si su hijo es menor de edad y está jugando a un videojuego de PEGI +18, la mayor responsabilidad es suya por dejarle jugar (aunque de esto me gustaría hablar más detenidamente en otro post, para el martes que viene). Punto 2: incluso viviendo en Estados Unidos, sinceramente no creo que su hijo un día se levante de la cama, salga de su garaje con un tanque cromado y se ponga a reventar a los coches que vea por la calle "para ver cuántas estrellas consigo".


Imagen REAL del poder destructivo que puede albergar la malvada mentalidad de un niño de 9 años alimentada por Grand Theft Auto V.

A parte de esto, los medios de comunicación detestan a los videojuegos. No sé si lo sabéis, pero hay eventos y galas de videojuegos en España, de la misma magnitud incluso que los Goya, pero ni siquiera se mencionan en programas informativos. Estos eventos tienen tan poca fama que parecen celebrados desde la clandestinidad, nadie que no esté metido en el mundillo y que no investigue cuándo y dónde son se llega a enterar. Es algo triste, porque a esto hay que sumarle el apoyo del Gobierno, La Unión Europea u otras entidades. Mientras hay películas que, lo siento mucho, pero son nefastas (y normalmente protagonizadas por actores reconocidos del cine español, porque sino no tendrían éxito en taquilla), los videojuegos se tienen que hacer ellos solitos y sin ningún tipo de ayuda externa. Nunca vas a ver un anuncio en televisión de un videojuego hecho en España, y menos incluso acabando con la cortinilla de "con el apoyo de la Cultura Europea" o similar.


Pero, ¿por qué se da esto? Porque a los medios de comunicación no les interesan los videojuegos, son "complejos". Les es mucho más fácil hablar de, por ejemplo, Penélope Cruz o Dani Rovira antes que de Arturo Monedero, porque a este último no se le conoce tanto, para muchos, al ser alguien dedicado a los videojuegos, "es un friki".


Arturo Monedero, Vicepresidente de Desarrollo de la AEVI (Asociación Española de Videojuegos).

Cada vez que tratan de hablar sobre videojuegos en prensa escrita, como son los periódicos o publicaciones en páginas web de medios de comunicación, usan mucho los paréntesis para explicar términos relacionados con la producción de un videojuego, lo que hace que indirectamente el lector tenga miedo de que aquello sobre lo que está leyendo sea muy complejo para él. Por ejemplo: imaginad que sois una persona adulta que nunca ha tenido contacto con videojuegos, o muy escaso, y veis un análisis en vuestro periódico favorito acerca de, por ejemplo, Death Stranding. Lees algo de un tal Kojima, al que no le pones cara ni contexto porque no has oído hablar de él. Tú intentas comprender lo que dicen, pero cada vez que aparece un término extranjero, a continuación aparece una explicación en negrita y entre paréntesis para que entiendas de qué va el asunto.


Imagen estándar representativa de la forma más genérica posible del sujeto descrito anteriormente. Por favor, no os lo toméis en serio, seguid leyendo.

Ahora mismo te pueden pasar tres cosas: la primera, que creas que ese mundo te queda demasiado grande y que es muy complejo para ti, que te pilla tarde y que es algo para otras generaciones, te está echando; la segunda, que creas que te están tratando como a un niño pequeño, que te están explicando de forma muy delicada términos que escuchas gritar a tu hijo mientras juega como "lag" o "loot" y que, a diferencia de él, tú necesitas a alguien para que te lo explique, y eso a ti te llega incluso a ofender; y tercera, y la que en muy pocos casos llega a pasar, que sigas con la lectura, comprendas todo, te interese aún más en el tema y te meta en el mundo de los videojuegos.


Por otro lado está YouTube. Sí, esta plataforma también influye, aunque de una manera más curiosa. Todos podemos concluir que la televisión y YouTube no se lleva muy bien, son competencia, sobre todo con la audiencia más joven. Mientras una cadena de televisión alardea con un spot publicitario el haber conseguido 3 millones de espectadores durante un horario concreto, un YouTuber cuyo nombre podemos ignorar se despierta en Andorra y ve que un vídeo que ha subido la noche anterior tiene ya 6 millones de visualizaciones. ¿Cuál es uno de los principales factores que hacen que haya esa brecha de visualizaciones? Que el YouTuber juega videojuegos en sus vídeos, por tanto, los videojuegos de forma indirecta son malos. ¿Conocéis esa frase de "el enemigo de mi enemigo es mi amigo"? Los medios de comunicación hacen algo similar, aunque es algo así como "el amigo de mi enemigo es maldad pura y provoca asesinatos".


YouTuber promedio que nadie conoce que juega a Fortnite en sus retransimisiones que consiguen más visualizaciones que el minuto de oro de alguna principal cadena televisiva.

El martes trataré de rematar todo esto hablando de la relación que guardan los videojuegos con la violencia y demás casos conocidos. Espero que os guste y que esto os haga debatir entre colegas, que siempre mola.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo