• WILLY

Snowpiercer: segunda temporada (crítica y análisis con spoilers).



En esta ocasión os traigo mis impresiones de la segunda temporada de Snowpiercer o Rompenieves. Si no estáis familiarizados con esta serie os recomiendo leer mi anterior post sobre su primera temporada. Ahora sí o sí, vamos a desgranar el argumento de esta nueva entrega de la obra de ficción basada enla novela gráfica de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette.


A diferencia de otras series, la temporada comienza justo donde terminó la anterior. Concretamente, tenemos a Melani en el exterior tratando de sabotear el enganche de la Alice (la otra máquina) para que el Rompenieves vuelva a tener cierto control sobre sus sistemas. Por otro lado Alex, la hija de Melani, quien supuestamente estaba muerta, entra en el Rompenieves con las exigencias del señor Wilford, que a priori son bastante sencillas de cumplir. Satisfechas estas demandas, ambos trenes se ponen en marcha y a Melani no le queda más remedio que subir al Alice, donde es capturada. Ante este evento, la tripulación del Rompenieves lanza un ataque contra el otro tren sin éxito. Enfadado, el señor Wilford decide dejar al Rompenieves a su suerte (varado, el tren se congelará y su tripulación morirá) pero en ese momento se activa una bomba que había puesto Melani al inicio del capítulo en el sistema de acople, ligando de esta manera el destino de ambos trenes.



A partir de ahí ya comenzará la verdadera trama, la cual parece ser que la Tierra se está calentando y podría volver a ser habitable. Para comprobar esta teoría, Melani salta del tren cerca de una antigua estación meteorológica para, con ayuda de unos globos sonda que suelta el tren a lo largo de su ruta, crear un modelo meteorológico. Este hilo argumental queda prácticamente marginado durante toda la temporada hasta que hacia el final de la misma, llegamos a unos planos en los que el Rompenieves la iba recoger pero pasan de largo, dejándola en el exterior con un destino incierto.



Mientras tanto, en el tren asistiremos casi toda la temporada a ver como las diferentes máquinas urden planes la una contra la otra. Mientras que el Rompenieves aboga más por un espionaje poco fructífero de las intenciones del señor Wilford, este último, pasa a la acción extiendo rumores y efectuando sabotajes usando a su “hombre de hielo”. El sabotaje más grave se da en la máquina del Rompenieves y es el que permite finalmente que el señor Wilford se vuelva a hacer dueño de todo el tren, al ser el único ingeniero capaz de evitar el desastre. Dándose cuenta de lo agradecidos que están los pasajeros con el señor Wilford por salvar el tren, Leyton admite que ya no puede mantener el control y se entrega voluntariamente y acaba condenado a trabajos forzosos en la zona de residuos.


Como era de esperar, el señor Wilford intenta restaurar poco a poco el orden inicial de la serie, no sin varios problemas, empezando por Ruth, que debido a las discrepancias que tiene con el señor Wilford, acaba sufriendo la misma suerte que Leyton. Sin embargo, las cosas no pueden quedar asi y los partidarios más cercanos de Leyton, a los que ahora sumamos a Alex, urden un plan para liberar a este, recoger a Melani (recuerdo que lleva toda la temporada fuera del Rompenieves) y reconquistar el tren. El plan sale medianamente bien y digo medianamente, porque lo que acaban es separando una pequeña porción del Rompenieves que incluye a Ben (ingeniero-maquinista), a Bell (guardafrenos ahora inspectora), Leyton, Alex y Ruth como personajes fundamentales.



Finalmente, cuando Leyton y compañía logran llegar a la ubicación de Melani, parece que ya no está (presumiblemente muerta) pero ha dejado los discos duros con la información climática y el mensaje de esperanza de que la Tierra se está calentando otra vez. Ante esa nueva perspectiva, el grupo de Leyton decide salir en persecución del resto de vagones para reconquistarlo y liberarlo de la locura del señor Wilford.



Esta nueva temporada, tiene dos nuevos protagonistas indiscutibles: el señor Wilford y Alex, la hija de Melani. El primero es un personaje claramente desquiciado y obsesionado por el control, mientras que la segunda, es un personaje cuya lealtad empieza siendo hacia el señor Wilford, pero que queda minada tras los repetidos encuentros con su madre y sus amigos.


Otro aspecto que llama la atención es la pérdida de carisma de Leyton, que si bien en la primera temporada era un personaje muy enérgico, aquí, salvo en el primer capítulo, es un mero espectador de los acontecimientos, hasta que llegamos al último episodio, donde ya vuelve a ser el personaje al que estamos acostumbrado. Por su parte, Ruth también sufre una buena evolución, al dejar de ser la fiel seguidora y admiradora del señor Wilford, que tan irritante era en la primera temporada. Algo normal, dado que el personaje de Wilford llega a ser cargante y desquiciante en algunos momentos, al igual que la detestable Layla Jr.


En mi opinión, la temporada ha sabido mantener el ritmo de su antecesora y la serie puede dejar con ganas de más. Sin embargo, ya se empieza a nombrar la posibilidad de abandonar los trenes y establecerse en tierra, lo cual, debería ser el punto y final de la serie, que actualmente ha sido renovada por dos temporadas adicionales. De querer prolongarse más, lo más probable es que la audiencia baje y nos quedemos ante una serie inconclusa por ser cancelada, con el subsiguiente malestar que ello genera a los seguidores acérrimos.


Un saludo.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo