Shadowlands: ¿Ha merecido la pena la espera?

Actualizado: 27 nov 2020


Más de un año después de que World of Warcraft anunciase su nueva expansión y sufrir varios retrasos, Shadowlands salió finalmente el pasado 24 de noviembre. La beta lleva acompañándonos desde hace meses, y han sido muchos (entre los que me incluyo) los que pensaban que los retrasos y sobre todo el funcionamiento del juego en los últimos meses, era un augurio de que nos esperaba un pequeño desastre cuando saliera la expansión.


Nada más lejos de la realidad, parece que estos meses le han venido perfectos a Blizzard para mantener los servidores firmes como rocas durante todos estos días, además de para pulir un porrón de errores y bugs de los que la beta estaba repletita.


Pero no os aburriré con datos técnicos de aquí y allá, lo que más preocupa a la gente es si Shadowlands es una buena expansión o si va a ser BFA 2.0. Para el que no lo sepa, el lanzamiento de Battle for Azeroth fue bastante criticado debido a una experiencia de leveo algo insulsa y pesada, seguida de una historia no muy apasionante y de la falta de cambios para la mayoría de clases. Personalmente creo que el recibimiento fue bastante más duro de lo que debería con la salida de BFA, pero hay que admitir que no fue un lanzamiento de expansión especialmente memorable en ningún sentido.



Ahora bien. Respondiendo rápido a la pregunta del título del post. Sí, la espera ha merecido muchísimo la pena. A 3 días del lanzamiento y con 2 días de digerir la historia y el leveo, puedo decir (sin entrar en los terrenos del spoiler) que es una experiencia realmente única. El arte de toda la expansión es increíble y se nota la imaginación y el esfuerzo que han invertido allá donde mires. Las zonas nuevas hacen que creas que estás jugando a otro juego, hasta el punto en el que se te hace raro cuando pasas horas y horas en las tierras sombrías y de repente te toca volver a Orgrimmar o Ventormenta. Los 10 niveles que subiremos en Shadowlands lo haremos de la mano de una trama que es interesante desde el minuto 1 (con algunos altibajos, eso sí), que nos sirve como presentación de cada una de las curias y razas que habitan en estas misteriosas tierras.



De por sí, esto ya hace que Shadowlands sea una experiencia que merece la pena vivir (aunque si nunca has jugado y tienes ganas, no tengas prisa por qué WoW es un juego enorme que merece ser disfrutado al ritmo adecuado), pero la verdadera aventura empieza cuando acabas todo eso. Thorgast, la torre de los condenados y las fauces, te estarán esperando como contenido de endgame aparte de las ya míticas mazmorras y raids. Y es pronto para decir si cumplen bien su función pero, por ahora, ambas zonas parecen estar hechas lo suficientemente bien como para engancharte un ratito cada día. Si juntas todo esto, con más nuevas habilidades de curia y los cambios a las clases, el resultado es un lanzamiento muy digno y que, para qué engañarnos, nos tiene a muchos sin poder parar de jugar.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo