Viaje por La Tierra Media 1: sobre los primeros pasos de su autor.



Buenos días chicos; la actividad de Gamotaku vuelve tras el parón veraniego con cosas nuevas, en específico con esta serie de artículos que, personalmente he querido hacer desde el minuto 1 de mi entrada aquí (allá por 2018) pero que creo que es propicio empezar ahora por el boom de Los Anillos de Poder (no entraré en si la serie es buena o mala, si me mola o no) y porque por fin tenemos sección de libros y cómics en la web. En esta serie de posts me gustaría hablaros de la mayor de mis pasiones junto a Umineko, del Legendarium instituido por Tolkien; pero, evidentemente, lo primero es hablar de la mente maestra detrás de todo este tinglado y así no os limitaréis a ver la inefable película (es una basura en cuanto a la narración de la vida del autor) para conocer más sobre el autor de origen Sudafricano pero que vivió en Reino Unido durante la mayoría de sus días. Aquí encontraréis una explicación sobre sus primeros años de vida y el inicio del por qué de muchas cosas de su obra; y espero que gracias a esta serie conectemos todos aun más con este autor y la realidad de sus libros.


La familia de Tolkien tenía raíces inglesas, pero los padres de esta decidieron mudarse a Sudáfrica ya que el progenitor del autor era un respetado banquero que quería desarrollarse en el mundo laboral en este continente, en una antigua colonia de La Corona Inglesa (sí, a parte de robar tampoco hay que olvidar el tema de esclavismo de los anglicanos y el imperialismo salvaje de estos) que en esa época seguía perteneciendo a Reino Unido. John Ronald Reuel Tolkien nació en el año 1892 y vivió sus primeros años en este país, hasta que la muerte de su padre en el 1896 provocó que su madre, él y su hermano volviesen a Inglaterra con el resto de sus familiares. A la hora del regreso, su madre recibió un apoyo nulo por la familia de estos, lo que obligó a esta familia de tres a vivir en muy malas condiciones; pero, pese a no recibir apoyo por la familia anglicana de su padre, un amable sacerdote católico del Oratorio de Birmingham, Francisco Javier Morgan de Osborne (o Tío Curro, como Tolkien y su hermano Hilary Arthur le terminaron llamando) con origen español y procedente de una de las familias más conocidas de este país, pudo ayudar a su madre a la hora de criarles funcionando así como padre adoptivo.



Esto provocó que, tras descubrir a través de Tío Curro las bondades de la fe católica y viendo el rechazo que tuvo de sus familias paterna y materna, Ronald y el resto de su núcleo familiar se convirtiese al catolicismo en el año 1900; un suceso que marcó su vida profundamente y que se ve reflejado, aun sin que él lo pretendiese, en sus creaciones venideras. En el año 1904 falleció Mabel, su madre, de una diabetes, y los Ronald y Hilary pasaron a vivir 4 años (1904-1908) con Beatrice Suffield, una de sus tías, y en donde Ronald descubrió su gusto por el anglosajón antiguo a través de relatos y obras como Beowulf y El Caballero Verde, e incluso empezó a crear el lenguaje de Ärda durante este tiempo; pero, a causa de la conversión de su madre y los niños, no tardaría en llegar el momento en el que la familia de ambos se desentendiese de ellos ya que consideraron un agravio que fuesen católicos en vez de protestantes. Tras este asqueroso suceso, Osborne, el tutor legal de los chicos según ponía en el testamento de Mabel y que sabía que sus ahijados no eran felices allí, les alojó en la Casa de la Señora Faulkner cuando John tenía unos 16 años, y en donde también conoció a su primero y único amor, Edith Bratt; el cuál se formalizó en el año 1909 a la hora de empezar a salir entre ellos, pero eso ya vendrá en el siguiente artículo.



Espero que os haya gustado este post; el primero de unos cuantos en los que me gustaría, a parte de dar a conocer parte de la vida de Tolkien, también mostrar un poco de su obra. Chao y hasta la próxima.

30 visualizaciones0 comentarios