• JULIUX

Sobre el coleccionismo.

Actualizado: 20 ago 2019


Ser una persona coleccionista no es tan fácil como parece, de hecho, es bastante costoso. Pero, ¿sabíais que es un instinto humano básico? En otras palabras, no se puede evitar. Es propio de personas organizadas, cuidadosas, ordenadas... Incluso algo obsesivas.


Lo que más gusta de ser coleccionista, y en muchos casos, lo que más dolores de cabeza trae, es el proceso de buscar ese preciso objeto que queremos y necesitamos, encontrar algo difícil de ver y más aún de obtener. Pero, además de esa motivación por la búsqueda, hay factores psicológicos que los coleccionistas suelen tener: como ser muy ordenado, basarse en criterios y preferencias personales, en sus gustos, mostrar dicha colección... Y todas esas características se dan en todo el mundo a lo largo de nuestras vidas. En resumen: todos somos coleccionistas, en mayor o menor grado.


No nos confundamos, acumular y ordenar no es coleccionar; para coleccionar hay que acumular y ordenar cosas que en primer lugar nos gusten a nosotros, y que en segundo lugar sean de una misma o similar clase o categoría. Para hacer una colección no es necesario comprar ediciones limitadas y de coleccionista, colecciones por entregas, llevar dichas colecciones al día... Nada de eso. Puedes, sin ningún problema, coleccionar cosas, como videojuegos, sin necesidad de comprar la edición coleccionista, por mucho que mole más; al igual que puedes hacer una colección sin comprarla por entregas, ni mucho menos es necesario seguir dicha colección según va saliendo.


Hay muchos factores que entran en juego en este tema, empezando por el tipo de colección. Pues bien, y esto debe quedar claro, puede ser de cualquier cosa. Sí,de lo que sea; videojuegos, cómics, libros, ropa, antigüedades, sellos, fotografías, armas, películas, series, electrodomésticos... Lo que sea. Obviamente, en muchos de estos casos, hay que tener especial cuidado ya que dicha colección es causa de una enfermedad, o bien la causa posteriormente.


Hay que saber diferenciar entre nuestros gustos y nuestras manías, porque según cuál alimentemos estaremos mejorando o empeorando nuestra calidad de vida y salud mental. Si se hace una colección como afición, de algo que nos gusta e interesa, causa una gran satisfacción y motivación a la hora de proseguir con ella y hacerse con ese objeto tan ansiado para nosotros. Sin embargo, si hacemos una colección a causa de una enfermedad o manía estaremos constantemente en un estado de estrés y malestar, en el que a pesar de querer seguir dicha colección como en el otro caso lo querremos de forma insana, por necesidad y no por iniciativa.


Este es un campo muy peligroso, ya que son abundantes las enfermedades en él; desde, como he mencionado, hacer colecciones por manías y necesidad, pasando por acumular cosas que ni siquiera coleccionamos, hasta necesitar hacer una colección tras otra a pesar de sí ser por nuestros gustos. Hay que saber controlarse y pensar. Una coleccionista es una persona ordenada, pues eso es justo lo que hay que hacer: ser organizados. Si no lo hacemos, llegará un punto en el que nos quedamos sin espacio en nuestro propio entorno, ya que esté estará ocupado por nuestras distintas colecciones.


Coleccionar es algo bueno, algo que todos hacemos directa o indirectamente a lo largo de nuestras vidas, ya que aumenta la autoestima y la motivación. Sin embargo, hay que ser prudente y consciente de todo lo que hay que tener en cuenta para evitar que una pasión o afición se nos vaya de las manos, pudiendo perjudicarnos.


Con el paso del tiempo las colecciones aumentan de valor, en especial si están completas. Cuando esto pasa pueden llegar incluso a exponerse en museos, o incluso se venden por cantidades tres veces mayores al precio original. De hecho, hay gente que se dedica a ello; gente que disfruta haciendo colecciones, con la emoción que supone, para posteriormente venderlas al mejor postor y ganar así dinero suficiente para vivir y para fijar su objetivo en una nueva colección.


Esto es como todo, yo siempre diré lo mismo en mis posts, independientemente de qué hable: hay que tener claras nuestras preferencias, ser conscientes y, sobre todo, pensar en nuestro bolsillo. De esta manera podremos disfrutar haciendo lo que más nos guste, de una manera sana y segura, ahorrando todo lo que sea posible. Y esto os lo aconsejo yo, que los frikis somos los consumidores por antonomasia: Vuestra vida es la mayor colección, de recuerdos y momentos, y la más valiosa que podáis hacer jamás. Esa es la colección que debéis ordenar.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo