• OTTO

HADES, no se a qué esperas para jugarlo.



Si tuviese que elegir uno de los últimos juegos a los que he jugado durante estos meses, sin lugar a duda sería Hades, el indie desarrollado por Supergiant Games que, para sorpresa de nadie, se ha hecho con dos premios en la gala de los Game Adwards (mejor juego de acción y mejor videojuego independiente).


Pero ¿Qué es Hades? Hades es un Rogue-lite en el que encarnaremos a Zagreo, el hijo vástago de Hades, de la mitología griega. Zagreo, aburrido con su vida en el infierno, decide escaparse de este con ayuda de una de las varias armas que tenemos disponibles, pasando por un sinfín de mazmorras repletas de enemigos y bosses de lo más variopintos hasta llegar a la superficie o acabar muriendo por el camino, porque sí, vamos a morir en estos intentos casi constantemente, pero ya hablaremos de ello más adelante. Contamos con una variedad bastante asequible de armas, con sus distintas fortalezas y debilidades, contando con un ataque básico, uno potente y otro especial, además de un pequeño dash. A toda esta variedad de armas y movimientos se le suman los regalos que nos dan los diversos personajes del juego, otros poderes que nos ayudarán en la mazmorra y tendremos que subir de nivel para lograr mejores beneficios de estos mismos y los favores de los dioses del Olimpo, que nos darán mejoras durante la sesión en nuestras habilidades con relación al Dios que elijamos. Como ya he mencionado con anterioridad, morir es una parte fundamental de este tipo de juegos. En lo que a mí respecta, la sensación de haber tenido una sesión de una hora en la que acabo muriendo, perdiendo todo el avance que he conseguido durante ese tiempo era algo que me echaba completamente hacia atrás en este tipo de género, pero en Hades no pasa lo mismo.


Contaremos con diversas monedas dentro del juego que iremos consiguiendo en las mazmorras, las cuales mejorarán ciertas características de forma permanente tales como la vida, el daño o la habilidad especial. Hades realmente no dura más de una hora, pero el nivel de habilidad y poder es muy exigente, por lo que tendrás que intentarlo una y otra y otra vez. Pero es aquí, cuando morimos y volvemos a aparecer en el palacio de nuestro padre, lo que hace al juego verdaderamente especial, y es que los personajes que encontremos por el palacio como nuestro propio padre, nuestra madre o incluso Cancerbero (al cual podremos acariciar) tienen diálogos en relación a la sesión que acabamos de hacer, me explico: con Hades por ejemplo, si acabamos muriendo en una de las primeras salas o no logremos derrotar a un boss, prácticamente se reirá de nosotros, mientras que otros personajes nos darán más ánimos para volver a intentarlo. Y es que esta es la verdadera magia de Hades.


El juego no te cuenta una historia, te hace participe de ella, eres parte de la narrativa y eres tú el que la va descubriendo a medida que juega, haciendo que la muerte esté dentro de la propia narrativa del juego. Y es que otro de los puntos más fuertes de este juego sin lugar a duda es el carisma de sus personajes. Cada personaje es completamente único, y tendrán diálogos completamente distintos dependiendo de cómo sea el propio personaje, lo bien que nos llevemos con él o cada vez que vayamos a verlos después de una sesión, conociendo más de sus historias y dándole una forma mucho más contundente al mundo que han creado en base a la mitología griega, porque sí, trata muchos temas de la mitología, pero con un humor y cariño en una fórmula más que adecuada que te hará querer saber más y más de las historias de todos los personajes (en unas 50h que llevo de juego todavía no he escuchado ningún dialogo repetido). Contaremos también con diálogos propios de los dioses del Olimpo, que se llevarán mejor o peor con nosotros en función de si cogemos su bendición entre las demás, soltándonos algún chascarrillo tras morir dándonos a entender que no habríamos tenido este final si hubiésemos cogido su bendición.



De igual forma, los bosses contarán con sus propias líneas de dialogo, y en función de si les hemos derrotado antes o no tendrán un dialogo distinto. Podremos incluso acercarnos a hablar con alguno de ellos a la cantina del palacio de nuestro padre, donde aprovecharán para maldecirnos o reírse de nosotros. Y es que si, en el infierno no solo hay fuego y almas en pena. Como en cualquier otro contaremos con diversas salas, como la cantina mencionada anteriormente o nuestro propio dormitorio, los cuales, junto con la gran mayoría de salas podremos redecorar, limpiando las paredes de las marcas que ha dejado Cancerbero, cambiar la alfombra o poner ciertas mejoras que nos podrán ayudar a lo largo de la historia.


El apartado artístico es otro de sus puntos fuertes, y es que, Hades es un juego muy bonito, mimado por sus desarrolladores hasta el más mínimo detalle, cuidando cada etapa de las mazmorras, haciendo que cada una sea casi única al resto. Los personajes cuentan con un diseño artístico que destaca muy bien todas sus personalidades, haciendo que cada uno sea más especial que el anterior.


En cuanto a la jugabilidad, es una delicia. Hades es un juego exigente que te pide tener un cierto manejo del arma y habilidades con un control muy fluido. Todo un espectáculo de números, barras de vida bajando y animaciones que vuelven loco (en el buen sentido) a cualquiera. Una sensación muy adictiva, que hace que quieras jugar siempre un poquito más.

A pesar de la interfaz que se vuelve un poco liosa, cuentas con una enorme variedad de mejoras y variaciones que podrás ir intercalando hasta encontrar la build con la que más cómodo te sientas.



Por último, deberíamos hablar de la música, la guinda del pastel. Podría dedicarle hojas y hojas a la música, pero voy a intentar resumirlo de la mejor forma posible: la música de Hades es... increíble. La banda sonora de Hades es verdaderamente brutal, encaja a la perfección con lo que estamos viendo en pantalla en todo momento: para la muerte, las batallas contra los bosses… todo en perfecta sincronía, dando un ambiente a lo que estamos jugando de lo más exquisito.


En resumidas cuentas, este juego ha conseguido que me enganche al género y sin duda ha sido uno de mis juegos favoritos de estos últimos meses. No tengo mucho más que decir, el juego me ha enamorado como habéis podido ver, cuenta desde luego con algún fallo o aspecto a mejorar, pero a mi modo de ver no ha sido mucho problema, pues soy de los que opinan que para valorar un juego primero cada uno tiene que probarlo y yo no he tenido prácticamente ninguna queja a recalcar, así que os invito a todos a probar esta obra maestra, que se encuentra por unos 20 euretes en varias plataformas y desde luego que merecen la pena.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo