• JULIUX

Manga y Anime, comparación general.

Actualizado: 20 ago 2019


Cuando usamos estos términos, estamos utilizando palabras japonesas que tienen una equivalencia a otras occidentales. Por ejemplo, el manga sería un "tipo de cómics", mientras que el anime sería "un tipo de animación/caricaturas". Pero, ¿qué es realmente cada cosa?


-Manga: Es un impreso, al igual que cualquier otro tipo de cómics. Normalmente se utiliza esta palabra para referirse a las obras japonesas, pero dentro del país se usa ese término para cualquier tipo de cómics. En comparación con los cómics clásicos, narra historias tanto fantásticas como realistas, con temáticas muy complejas, capaces de captar cualquier público.


-Anime: Es la animación que se da para representar una historia. Dentro de él se debe destacar, además del contenido narrativo o gráfico, el aspecto musical; ya que los openings (secuencia musical al inicio de cada capítulo) y endings (secuencia musical al final de cada capítulo) son dos puntos que saltan a la vista.


Una diferencia a destacar entre ellos sería el uso del color, ya que los mangas son en blanco y negro (exceptuando las versiones adaptadas) y el anime en color. La relación entre ambos sería que casi todos los mangas acaban representándose en forma de anime; del mismo modo, casi todos los animes tienen un manga previo. Sin embargo, no siempre es necesariamente así. Esta es una de las razones por las que ambos términos pueden causar confusión entre lxs menxs entendidos.


Otra importante diferencia es la duración de uno u otro. así como el trabajo que cada uno requiere. Los mangas pueden estar publicándose años sin interrupción alguna, creados únicamente por una o dos personas. En cambio, el anime se divide en "temporadas", emitidas en pocos meses y producidas por grandes empresas. No siempre es así, también hay animes que se prolongan durante años, como One Piece o Dragon Ball, así como mangas que se terminan tan rápido como empezaron.


A la hora de adaptar un manga en forma de anime, se pueden dar muchos problemas (en forma de diferencias) que no son del agrado de los fans. Por ejemplo:


-La duración: Tokyo Ghoul es el ejemplo perfecto para este caso (y para los dos posteriores, no nos vamos a engañar). Mientras que el manga tiene una duración de 143 capítulos (refiriéndome a la serie original y descartando a :re), el anime se divide únicamente en dos temporadas de 12 capítulos cada una, lo cuál se queda corto.


-La censura: Hay muchos países, incluso en el propio Japón, donde determinadas escenas de ciertos animes deben ser censuradas. Estas escenas suelen estar cargadas de sangre, contenido erótico... etc. Hay casos en los que se eliminan las escenas, otros en los que se sombrean, en ocasiones se pixelan... Esto supone que la calidad y experiencia del anime disminuya considerablemente.


-Las diferencias: Al tener que quitar ciertas escenas, sea por la censura u otros motivos, las diferencias entre un manga y su animación son evidentes. En ocasiones esto ocurre por una falta de presupuesto, pero en los peores casos (y digo peores porque es mala idea) las empresas de animación optan por hacer su propia historia original del manga que van a representar. Al final queda una serie en la que pueden cambiar, inventarse e incluso saltarse muchas cosas con respecto al manga.


Hay que tener en cuenta que un manga, por muchos capítulos que tenga, tiene la ventaja de que se puede avanzar en la historia con mucha velocidad respecto al anime. Esto se debe principalmente a la falta de relleno (historias originales introducidas en el anime para dejar un margen con el manga).


Y tú, ¿cuál prefieres? 

252 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo