Hi Score Girl (crítica y analisis con spoilers).



Este es un anime curioso y bastante entretenido, con una historia que no se hace pesada en ningún momento por la suma de datos interesantes sobre videojuegos y el mundo de los recreativos, aquel lugar en el que se reunían a jugar las personas que ha quedado en desuso prácticamente; donde destacan los videojuegos de principios de los 90 y esa trama de rivalidad, amistad y amor que hay entre los personajes.


La historia comienza con el protagonista, Haruo, a una temprana edad donde se las pasaba en los recreativos antes de empezar la escuela y al finalizar esta, y por ello nunca sacaba buenas calificaciones. Un día, una dulce chica de su misma edad le vence de una manera abrupta a su juego favorito, y es en este momento donde comienza una desarrollo de amistad con un giro dramático para dichos personajes. Esta chica, Akira Oono, es todo lo contrario a Haruo: familia adinerada, buenas calificaciones y mejor que él en los arcade. Lo increíble es que, sin decir ni una sola palabra, crea un dúo bastante divertido (literalmente no dice absolutamente nada en toda la historia). Dicha relación se ve interrumpida por el divorcio de los padres de Akira, y esta tiene que abandonar Japón para irse vivir a Estados Unidos, que da lugar a una escena bastante bonita de despedida donde ambos se dan cuenta que la otra persona es muy importante en sus vidas. Y jamás abandonaron esta idea en los próximos años, aunque no pudieron mantener el contacto.


Pasan unos años y Harou conoce a otra chica, Koharu, pero en un primer momento ella no encontraba el mínimo interés en los arcades y los videojuegos, pero se ve atraída por ellos gracias al entusiasmo que nuestro protagonista ponía al hablar sobre estos, dando a conocer una faceta que Koharu no sabía. Aquí comienza a salir la lucha de qué consola es mejor que otra, donde Harou las compara tanto en capacidad, como en rendimiento, al igual que ha estado haciendo a lo largo de la historia con cada videojuego que iba saliendo; mostrando cosillas la mar de interesantes y sobre cómo funciona la industria del videojuego (recuerdo que todo esto sucede a principios de los 90).


Sin hacer mucho spoiler, Harou y Akira se vuelven a encontrar en Japón no mucho después de que este se hiciese amigo de Koharu. Vuelve a haber cierta pizca de dramatismo entre los personajes, no solo entre ellos, sino también por cosas ajenas que no pueden controlar del todo. A lo largo de la trama, y dejando de lado los arcade, la evolución que muestra Harou es bastante bonita, de acuerdo con que comienza la historia con apenas 10 años pero su desarrollo por luchar por aquello que quiere y convertirse en alguien del cual pueda estar el mismo orgulloso es remarcable. Sí que es verdad que, aunque esté ligado a la comedia, si se piensa en frío, hay momentos y conversaciones clave que, si te das cuenta, te hará poner una cara de satisfacción e incluso verte reflejado. No digo que sea siempre, pero tal vez unos segundos que te hagan pensar.


Suceden muchas cosas mas que no voy a comentar, porque no me apetece destripar nada más, simplemente acabaré diciendo que es una obra con la que puedes pasar un muy buen rato y aprender algo sobre los arcades y sus videojuegos de principios de los 90, no en una medida super experta y detallada, pero sí datos muy curiosos.


SR. URANGO
59 visualizaciones0 comentarios