"Gloryhammer", el grupo con más lore que música.

Hola, ¿qué tal?, hoy no os traigo ninguna review de algún juego abandonado entre los estantes de "segunda mano" de cierta tienda especializada en videojuegos, ni un análisis de la sociedad gamer. Hoy lo que tengo es una frikada, eso no falla, pero está relacionada con la música, concretamente con el género del "Power Metal". Os hablo de un grupo llamado "Gloryhammer".


Si alguno de los lectores presentes conoce este grupo, sabrá de lo que hablo más abajo, y si no lo hace, ya tardáis en investigarlo.


Atención: Este no es un grupo de metal dedicado a soltar berridos ni a desgañitarse por el escenario en sus conciertos. No, este grupo tiene una canción dedicada a Arnold Swartzenegger, en los conciertos el cantante sale al escenario con una armadura de Iron Man pintada de verde con un martillo gigante y parte de sus canciones hablan de guerras intergalácticas de demonios, goblins y otras criaturas. Como véis, es peculiar.



Su lore se divide en tres álbums: "Tales From The Kingdom Of Fife", "Space 1992: Rise of the Chaos Wizards" y "Legends From Beyond The Terrorvortex".


En su primer álbum, del año 2013, se hace una introducción a la trama principal, explicando quiénes son cada personaje, su "rol" y las relaciones que mantienen los unos con los otros. Cabe destacar que cada miembro del grupo pone voz a estos personajes, lo que hace que algunas canciones en directo se conviertan en obras de teatro con metal sinfónico sonando de fondo. Estos personajes son:


-Angus McFife, Príncipe de la Corona de Dundee y legítimo heredero del Reino de Dundee. Es el héroe principal de todo el lore. Su voz la pone el propio vocalista del grupo.


-Zargothrax, Hechicero Negro de Auchtermuchty. El villano en los tres álbumes. Lo interpreta el teclista. En un comienzo, comanda hordas de demonios, pero posteriormente va a ser el blanco de todos los focos...


-Hootsman: Un guerrero muy feroz de Unst. En una de las canciones más famosas de Gloryhammer, "Hollywood Hootsman", que es el homenaje a Swartzenegger, se narran hazañas del actor en distintos papeles que ha interpretado en sus películas más icónicas, como si las hubiera hecho el propio Hootsman. Quien le da voz es el bajista.


-Ser Proletius, el Gran Maestro de los Caballeros Templarios de Crail. Su voz es la del guitarrista.


-Ralathor, el Misterioso Ermitaño de Cowdenbeath, aunque también es el batería del grupo.



En su segundo álbum, pasan de plano temporal y espacial. Una vez derrotado Zargothrax, este reaparece abandonando así la época medieval del primer álbum para crear el caos en un futuro galáctico y regresar con sus hordas de demonios al más puro estilo "DOOM". Aquí se nos presentan guerras y batallas colosales, con fragmentos de un narrador y diálogos de los personajes en mitad de las canciones, con apariciones de personajes como el Hollywood Hootsman...



Pero no es hasta el tercer disco cuando finalmente, al menos de lo que hay hasta la fecha, llega a su fin. Este tercer álbum comienza con una aparente derrota de "los buenos", dando por hecho que la única manera de derrotar a Zargothrax es mediante el poder de Unst (recordemos que es un pueblo bárbaro y que estamos ubicados temporalmente en 1992). Sin embargo, aparecen una serie de artefactos mágicos, como el legendario "Gloryhammer", sobre el cual se cuenta que exterminó a hordas enteras de goblins y mató al rey supremo de los mismos; un jetpack encantado y fabricado con acero mágico, un reino habitado por unicornios... (y sí, seguimos en un 1992 hecho de neones).



Toda esta historia, al menos por lo que hay de momento, concluye con la canción "The Fires of Ancient Cosmic Destiny", donde Angus McFife consigue derrotar a Zargothrax, desvaneciéndose en polvo como si fuera víctima del chasquido de Thanos, pero no sin antes haber sido apuñalado por el hechicero con una daga maldita que le haría malvado a modo de maldición. Por esto, el tema más o menos a la mitad adopta un tono más "honorífico", con la intervención del protagonista despidiéndose antes de suicidarse para no ser el títere de Zargothrax.


Como véis, es una fumada, pero, si te imaginas todo esto escrito en verso, con metal sinfónico de fondo, y viendo las pintas de cada miembro del grupo, tienes lo que es Gloryhammer, y ese adjetivo se lo debes dar tú.


Y hasta aquí mi post, espero que os haya gustado.

129 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo