El futuro de Square Enix.



KH3 lleva en las estanterías de muchos de nosotros unas cuantas semanas ya. La última entrega de esta saga ha vendido como churros, alcanzando los 5 millones hace un par de semanas. Sin embargo, aun habiendo triunfado, no puedo dejar de tener la sensación de que a muchos nos ha sabido a poco.

KH3 ha tenido muchísimo menos impacto mediático del que personalmente esperaba, quizás opacado por el excelente Resident Evil 2, que salio unos días antes, o quizás porque, como digo, todos esperábamos mas de este juego. Sin meterme en la historia para no hacer spoiler, el juego gráficamente es impresionante; es precioso sentarse a ver las cinemáticas, ya sean durante el combate o las de historia. Sin embargo, en ámbito jugable, los mundos dan la sensación de estar más vacíos de lo que estaban en entregas anteriores, y el combate se ha simplificado aún más que en los anteriores. Nunca ha sido una saga difícil, pero en este juego la dificultad es irrisoria por algo muy simple: Sora está roto. Pero no es en esto en lo que quiero centrarme, ya que no es un análisis de KH3 lo que pretendo hacer con estas líneas.

A dónde quiero ir a parar es al hecho de que, a nivel mecánico, KH3 tiene mucho de Final Fantasy XV. En ambos se nota la mano de Nomura a la hora de hacer el combate (combate del que, dicho sea de paso, no soy un gran fan).


Y al igual que con Final Fantasy XV, ambos juegos me dejan con una sensación de que, a pesar ser grandísimos juegos, hay algo que falta, como que en un principio ambas eran aventuras que iban a ser más grandes de lo que son y que en algún momento del trayecto empezaron a cojear. En el caso de Final Fantasy XV fue casi en el momento de su concepción allá por 2007, por aquel entonces conocido como Final Fantasy Versus XIII, integrante de una saga de juegos llamada Fabula Nova Crystallis. Dicha saga iba a ser el pináculo de la tecnología y creatividad de Square Enix en el año 2007. Iba a estar integrada por Final Fantasy XIII, el que iba a ser el pilar de la mitología de la nueva saga, seguido de Agito y del mencionado Versus XIII, con una historia que se entremezcla entre todas las entregas. Sin embargo, salió Final Fantasy XIII y la crítica y los fans la vapulearon tanto que se decidió que tanto Agito, más tarde conocido como Type/0, y Versus XIII pasarían a ser mucho más independientes de este universo de lo que en un inicio planearon.


Ahora todo esto es historia, la saga XIII acabó, Type/0 salió para Vita allá por el 2012, y FF XV vio la luz hace unos cuantos años, inflado a base de dlcs de historia. Dlcs que, hace no mucho, confirmaron que a pesar de los planes iniciales de la compañía (querían hacer uno de Ardyn, Lunafreya, Aranea y Noctis) finalmente solo se llevará a cabo el de Ardyn y, tras esto, la saga Final XV quedará cerrada (esperemos). ¿Y qué más frentes abiertos tiene la fantasía de Square? Final Fantasy VII Remake. Un título que tiene a los fans moviéndose con pies cautelosos, ya que lo visto hasta ahora no ha logrado convencer a mucha gente. Se comentó que saldrá en formato episódico, que la jugabilidad seria igual que la de Final XV, que la historia y el cómo está contada cambiaría... Todo eso hace que no muchos sean los que realmente le vean un futuro a este proyecto. Aún no sabemos cuando saldrá Final Fantasy VII Remake, aunque, por el bien de Square, no debería de ser dentro de mucho. Dudo que nadie en Square quiera otro desarrollo inacabable como los de los últimos años.

Analizando la situación, tenemos una Square que ya ha sacado al mercado Kingdom Hearts 3, lo que originalmente conocimos como Nova Crystallis acabará finalmente este mes de marzo con el DLC de Ardyn tras 12 años desde su presentación, y un Final VII en camino. Y nos encontramos con que dos de sus últimos productos parecen aparentemente recortados y sacados con prisa después de numerosos reinicios de producción. La pregunta es: ¿qué ocurrirá con Final Fantasy VII? Bueno, si siguen el mismo camino que XV y KH3 seguro que saldrá lo suficientemente tarde como para darnos un juego de gran calidad, pero también lo suficientemente pronto como para darnos un juego algo cojo en otros aspectos. Y luego, ¿qué? Personalmente, creo el batacazo de Nova Crystallis ha sido legendario en la historia de los videojuegos. Square espero que haya aprendido que su método de producción, cambiando directores entre proyecto y proyecto, cambiando de motores gráficos a mitad del desarrollo, entre otras cosas, no sirve a la hora de hacer juegos de la envergadura de un Final Fantasy. Creo y espero que Square ponga toda la carne en el asador para un futuro Final Fantasy XVI. Actualmente, después de KH3, creo que la gran mayoría coincidimos en que deberían dejar descansar la saga de tal forma que puedan replantearse qué hacer con ella después del estupendo final que nos ha brindado KH3.

Que Nomura, Tabata, Uematsu y si puedes contar con la ayuda de Sakaguchi para sacar la saga adelante, mejor que mejor. Pero está claro que Square necesita volver a hacer esos juegos que hacían en la época en la que Sephiroth y Kefka nos ponían la piel de gallina y Vivi nos enseñaba que ternura y poder podían ir de la mano.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo