• MBG1406

Cómo conocí a vuestra madre 1: los colores enseñan más de lo que parece.



Buenas; antes de nada, perdón por la tardanza que he tenido en subir este segundo artículo sobre HIMYM por ciertas dificultades personales; por lo que me disculpo por no cumplir el plazo expuesto en el anterior artículo. Ahora, tras las disculpas, aviso de que el siguiente contenido escrito tendrá spoilers de sucesos ocurridos a lo largo de toda la serie, así que, si os importa que os cuenten lo más mínimo sobre el desarrollo de esta misma, recomiendo que lo leáis después de acabarla; aunque, si no os molestan spoilers ligeros, sois libres y estáis invitados a quedaros.


En este artículo, me encantaría hablaros de el uso de los colores durante toda la serie y la simbología que hay detrás de estos mismos.


Este drama enmarca los tres colores primarios (amarillo, rojo y azul) en los tres objetos más emblemáticos; los cuales son el paraguas amarillo, las botas rojas y la trompa azul. Superficialmente, todos pensamos que el paraguas amarillo se asocia con Tracy (la futura mujer de Ted, para los que no recuerden su nombre) y la trompa con nuestra canadiense favorita, pero, ¿qué pasaría si os digo que estos dos colores, junto al rojo, aparecen durante las 9 temporadas desempeñando y representando algo mucho más profundo que esa relación con los personajes? ¿Y si os dijese que los colores primarios en esta serie transmiten emociones a nuestro subconsciente sin que nosotros lo sepamos? Fascinante, brutal y alocado; magnífico, ¿verdad?


En el anterior párrafo comenté que dos de estos colores, el amarillo y el azul, iban íntimamente unido a los dos mayores amores de Ted y ambos resurgen durante la serie repetidas veces, pero, ¿y el rojo? Este color es una tonalidad media entre el frío azul y el cantoso amarillo, al igual que es una mezcla del sentir de Ted e incluso de los demás protagonistas o del mismo espectador de la serie durante el transcurso de esta; se sitúa entre medias de esto.


El amor que siente Ted por Robin es idealizado en un principio, algo que él cree que pasará con su esfuerzo desmesurado. Ted roba en seguida la trompa azul, va al parque a por Robin cuando esta busca su algo especial (y Robin va vestida con una chaqueta azul), e incluso hace que llueva en Nueva York con una danza de la lluvia perteneciente a los indios americanos en la primera temporada. Otra cosa que puedo añadir para afirmar mi postura es que, en las imágenes promocionales de la primera a la segunda temporada, continuando en las dos finales, Robin suele aparecer vestida con vestidos de tonalidades azules (qué coincidencia que cuando Ted está “enganchado” a Schbartsky ella aparezca en los carteles así, ¿no?). El azul es un color escéptico, que no cree en el destino ni en el amor idealizado, como Robin.


Imagen promocional de la segunda temporada.

Buscando el "algo viejo".

El azul también puede llegar a significar una atadura, una actitud que el humano por naturaleza repele por creer que corta libertades, cuando si es por amor lo que hace es darte alas (servir es amar chicos, no lo olvidéis). El signo más claro de esto puede ser la corbata de patitos que debe llevar Barney por una apuesta que pierde y que luego referencian el día de su boda, en la que quiere ponerse una corbata azul aciano (esto puede indicar que nunca quiso ese amor por miedo, pese a saber que era su mejor versión, hasta que evidentemente pasa lo que pasa y decide amar por fin a su hija). También, podemos decir que estas ataduras son las que llevan a Ted durante toda la serie; él permanece a la espera, pese a negarse a sí mismo, y engaña al espectador en un momento dado (la metáfora del globo) diciendo que pudo pasar página para no volver a releer esa parte de su vida.


El segundo elemento cromático a analizar es uno de los colores más chillones, el amarillo. Este color representa lo totalmente contrario al azul, analizado anteriormente, pues simboliza la esperanza y la providencia que llevamos arraigado cada uno a nuestro ser. En la serie, Ted es el “chico del Universo”, el que cree en el destino porque sabe que hay alguien para todos y también para él; Ted cree en algo mejor y a futuro, en la providencia, como se llama en la religión cristiana. El paraguas amarillo te dice desde los primeros compases de la serie que es inevitable que Ted se encuentre con alguien indicado para él tarde o temprano, y que esto no dependerá de las fuerzas ni del empeño de este. Una coincidencia, un detalle que me encanta del final de la serie, es que Ted llevaba consigo una flor amarilla y que el color de la boda de Robin básicamente era este (¿un spoiler oculto?).


Paraguas amarillo + Abrigo amarillo + Flor amarilla = PROVIDENCIA

Chicos, el amarillo nos dice en toda la cara Right place, Right time; pero también pérdida y tristeza. Al final de la serie nos daremos cuenta de que, pese a que pensábamos que las apariciones del famoso paraguas simbolizaban que Tracy estaba ahí fuera para Ted, también nos hablará de la soledad, ya que este siempre aparece en escenas de una forma solitaria y alejada al resto de elementos, parece único. El fotograma que más representa esta realidad es en el que aparece el paraguas rodando sólo por la calle, augurando el destino de Mosby y enseñándonos que ese “destino” que tendremos todos va a ser feliz pese a tener instantes tristes.


Y bueno, sólo falta analizar el color rojo, el que os recuerdo que es una mezcla de los dos anteriores en cuanto a intensidad y significado se refiere. Los objetos que personifican a este mismo son las botas de vaquero, las cuales van arraigadas a su vez al mismísimo Ted. El rojo representa un balance entre las épicas fuerzas del destino y la cabezonería humana, es saber que algo no te conviene y luchar contra este sentimiento hasta darte cuenta de que es inútil porque no pasará. Si el azul era hacer algo sin pensar y de forma pasional, el rojo es pensarlo demasiado; y si el amarillo es algo venido del cielo, el rojo se fuerza hasta más no poder y se rompe. La mayoría de parejas momentáneas de Ted y una de las más importantes, como viene a ser Victoria, hacen su primera aparición con elementos rojos en su ropa (recordad el vestido de Blabla/Carol, o la ropa de la chica oriental de cuyo nombre no me acuerdo pero habla por los codos, o incluso de la “Calabaza putilla”); y además, la noche en la que Ted se le vuelve a declarar a Robin en su apartamento con luces de Navidad o cuando estos rompen, Robin va vestida con algo colorado o se le cae un plato de espaguetis, manchándose de este color (en situaciones forzosas o en las que Ted ve una influencia externa y con las que no está seguro, el color reaparece). Como prueba también aparecerá en "El Robin", cuando Barney le pide matrimonio a Robin y Ted propicia esta proposición. Ted intenta no admitir una realidad, como cuando no quiere admitir que las botas rojas de vaquero son horribles.


El mejor truco de El manual de juegos: "El Robin".

Hasta la próxima, espero que os haya gustado el post y que continuéis leyendo esta serie de artículos.

1435 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo