Vinland Saga, capítulos 182 y 183 del manga (crítica y análisis con spoilers).



Buenas gente, hoy os traigo un nuevo post analizando los dos últimos capítulos del manga de Vinland Saga. La obra de Makoto Yukimura sigue y ya parece que nos adentramos un poco más en este arco de navegación hacia el oeste, mostrándonos cosas un poco más interesantes.


En primer lugar, tengo que decir que el capítulo 182 me ha gustado, y después de todos los capítulos que llevamos de este arco, la verdad que ya era hora de que hubiera alguno más o menos bueno. Vemos como en este capítulo, Thorfinn, Ojos-grandes, Hild y Eyvar se van de expedición con un barco para inspeccionar la costa de “Vinland” y las islas de alrededor. Al principio el capítulo es más cómico, pero luego se vuelve bastante más serio a partir de la conversación nocturna que tienen los personajes acerca de la guerra. Esto es algo que quería destacar, ya que desde hace tiempo no tenemos un capítulo así con estos diálogos más filosóficos, que es una de las cosas que hicieron grande a esta obra, y verlo ahora aquí me ha hecho recordar otros arcos que fueron muy buenos.


Por otra parte, la mención a Canute en unas viñetas es algo que no me esperaba, y es uno de esos detalles que me encantan. Tanto Thorfinn como Canute tienen el objetivo de hacer un “paraíso”, un mundo en el que reine la paz y no haya guerra, algo utópico debido al mundo bélico en el que viven. Lo que los diferencia son los medios que utilizan para llegar a ese sueño. Mientras que Thorfinn lucha por ello sin tener que llegar a conflictos ni guerras, Canute es lo contrario. A pesar de odiar con toda su alma la guerra, se ve obligado a recurrir a ella para poder llegar en un futuro a esa utopía de paz; es un punto de vista maquiavélico.



En definitiva, es un ideal muy difícil de conseguir tanto por uno como por otro camino ya que, en mi opinión, en el caso de Thorfinn, en algún momento tendrá que luchar para defender el mundo que está construyendo, ya sea a puños o con un arma, ya que siempre habrá algún enemigo o alguien en su contra; y en el caso de Canute, la guerra solo genera más guerra, y aunque se consiga una paz, esta será temporal ya que un rey siempre tendrá nuevos conflictos a raíz de toda esa guerra que ha ido arrastrando. Es algo que podemos ver en la historia muchas veces, y es que, como dijo una vez un hombre: “La paz obtenida en la punta de la espada, no es más que una tregua”.


Por otro lado, el capítulo 183 ha sido algo más tranquilo. Hemos visto como los colonos de Vinland empiezan a talar árboles para despejar el campo para la agricultura y el ganado, siguiendo así lo que aprendieron Thorfinn y Einar en la granja de Ketil. También se nos muestra por primera vez el poblado de los indios nativos y estos hablando entre ellos, discutiendo si ser hostiles con las nuevas gentes o ir en son de paz. Aparece el chamán de la aldea, que ya conoce algo de estos nuevos individuos y les explica a los demás nativos el objetivo que tienen al talar los árboles, aunque por un lado no le gusta mucho esta práctica debido a que tienen unas creencias animistas y, por tanto, muy ligadas a la naturaleza, los árboles, etcétera. Al final, la aldea tendrá que decidir qué hacer con esta gente y vemos como al final del capítulo, un grupillo de nativos se dirige hacia Thorfinn, no sabemos si para pelear o para intentar comunicarse.

Un capítulo que sirve como presentación de la tribu indígena y para mostrarnos un poco lo que piensan los nativos de estos nuevos pobladores. Me ha gustado que se muestren palabras propias de la lengua de estos nativos, que posiblemente se correspondan con los indios micmac debido a las localizaciones. En el siguiente ya veremos cómo se comunica Thorfinn con estos nativos, es algo que tengo curiosidad. Pero para eso tendremos que esperar un mes, así que hasta entonces cuidaros, gente.


Un saludo y nos veremos en el próximo post.


SR.PUERTA


78 visualizaciones0 comentarios