• DANTE

Vinland Saga: 1ª temporada del anime (crítica y análisis con spoilers).


CRÍTICA Y ANÁLISIS DE DANTE



Hola, cachorritos. Hoy os vengo a hablar sobre Vinland Saga, un anime del que ya se ha hablado en otro post y que hoy, conjuntamente, algunos compañeros venimos a daros opinión de su primera temporada, en honor al final de la misma.

En primer lugar, he de reseñar que yo no soy un fan acérrimo de los animes ni de los mangas, sin embargo, cuando JULIUX me dijo “tío, un anime súper gore de vikingos”, me faltó tiempo para ir a ver el primer capítulo de esta serie, la cual ha resultado una fuente de emociones que ahora os desgranaré con la debida paciencia. Efectivamente, soy conocedor y amante de la cultura vikinga, así como un espectador que se deleita con películas y series gore, por lo que la existencia de un anime sobre esos temas dividió mi mente en dos pensamientos paralelos y unísonos: “va a ser brutal” y “a ver qué chapuza hacen”.

Como ya sabéis, narra las historias de “Thorfinn” un niño que vive en Islandia con su padre “Thors”, un ex-guerrero del ejército vikingo danés que ha pasado los últimos momentos de su vida escondiéndose de su pasado y negando su naturaleza vikinga para ser un granjero… Deseando viajar y asentarse en una tierra llamada “Vinland”, ubicada “al otro lado del mar” (América). Thors es encontrado por "Floki" (antiguo compañero en el ejército) y es coaccionado para volver a filas, lo cual resulta una trampa para darle muerte a manos de "Askeladd", capitán de un grupo de mercenarios vikingos. Thorfinn presencia la muerte de su padre (con una tierna edad de apenas 10 años) y jura venganza contra Askeladd, al cual intenta asesinar mediante una serie de duelos personales, todos ellos perdiéndolos Thorfinn, el cual vemos cómo va creciendo en edad y en habilidades hasta volverse todo un guerrero despiadado.

A lo largo de esta trama, se desarrollan otros acontecimientos derivados de la sucesión del trono real de Dinamarca cuyo personaje principal es "Canute", el segundo hijo pusilánime del rey, un chico de la edad de Thorfinn cuya personalidad resulta inconcebible a la par que indigna para un vikingo (desarrollaremos este personaje más adelante) y la presencia de un general de los ejércitos vikingos, "Thorkell", un robusto hombre de mediana edad capaz de portar en uno de sus brazos el tronco de un roble. Personalmente, creo que este último es el único que representa en condiciones la mentalidad y la forma de vida vikinga.

Una vez presentados los personajes y dejando a un lado inexactitudes históricas y geográficas, he de realizar una severa crítica hacia el modo que nos presentan a los vikingos, pues a lo largo de toda la temporada me ha decepcionado ver en los comportamientos de los personajes (principales y secundarios) más característicos típicos de ninjas y samuráis antes que de propios vikingos… dicho error es normal, dado que es una serie japonesa, pero como amante que ya he dicho que soy de la cultura vikinga, resulta hiriente.

Bilis a un lado, he de decir que el argumento de la serie es cautivador, el desarrollo de los personajes y su trasfondo es magnífico y realmente terminas desarrollando varias emociones para el mismo personaje según avanza la serie. Salvo con Thorkell… a ese verdadero hijo de Odín solo puedes amarlo en todo momento.


En resumen, puedo decir que la primera temporada ha sido una toma de contacto positiva en balance, pues a pesar de los errores e inexactitudes la historia cumple el cometido de engancharte y los personajes están muy bien construidos.


Hasta la próxima, cachorros.



 

CRÍTICA Y ANÁLISIS DE MBG1406



Como buen otaku, intento llevar la máxima cantidad de animes posibles al día (aunque no lo creáis, en período de vacaciones es muy duro), así que la pasada temporada de verano decidí empezar a ver el anime sobre el que hoy os escribimos, Vinland Saga. Vikingos, peleas y credibilidad histórica, toda una delicia para el paladar sumándole a WIT Studio (mediocres, pero bien animadas SNK y Koi wa Amegarai, entre otros) y una dirección que se envalentona con el paso de los capítulos y decide meter más chicha a la historia.


Vinland es el mejor anime producido en WIT Studio, sin ninguna duda; pero, ¿por qué? Pues porque se basan en un manga con unas bases asentadas desde el principio y que no te pretende dejar la boca abierta solo en sus primeros capítulos y empeorando poco a poco (Shingeki, menudas mierdas de temporadas te marcas después de la primera) y, de hecho, lo mejor de Vinland es la segunda saga de este, “Esclavitud”.


Tenemos a un personaje protagonista que evoluciona acorde a las situaciones que vive, pero inmaduro por obcecarse con la venganza; no como otros que solo piensan en chillar y llorar (ejem Eren), pues Thorfinn se llegará a plantear muchas cosas a lo largo de sus andanzas por el campo de batalla. A su vez, encontramos a la figura clásica del mentor en Askeladd, el legítimo rey de nuestros corazones, pero subvertida porque este a la vez es el enemigo a batir por el supuesto prota, aunque a mediados de la serie nos daremos cuenta de que “Prólogo” nos cuenta su historia y demuestra el porqué Thorfinn no debe seguir esta senda de venganza. La relación entre ambos puede llegar a parecerse a la de Darth Vader y Luke en parte, pues el joven Jedi se quería basar en su padre, luego vencerlo cuando se da cuenta de su terrible verdad, y finalmente es salvado a su vez por este; Thorfinn se basa en Askeladd pese a sus ganas de asesinarle, aprendiendo de él la mala fortuna que tiene uno que pretende vengarse con el paso del tiempo (en serio, ¿a vosotros no se os ocurrió tampoco este símil entre ambas historias?).


Pese a todo esto, diría que lo que más me gusta de este anime es que los mejores puntos del manga en esta saga han sido mejorados, excepto uno de estos (lo del pasado de Askeladd lo veo antiproducente de cara a futuro, ya que darle una faceta más vengativa que triste a este estorbaría el desarrollo de Thorfinn en la futura segunda temporada del anime). El segundo encuentro entre Leif y Thorfinn tras la muerte de Thors es pura poesía, porque vemos una antesala al futuro Karlsefni y sus ambiciones, a parte de una bella enseñanza procedente de la fe cristiana del mercader (ojalá este tema se desarrolle como en el manga a futuro), y el final de Askeladd es magnífico por ver la locura en sus ojos.


Vinland me ha encantado, ha superado mis expectativas de cara al avanzando la serie, mejorando cosas de la obra original (las mencionadas antes) y obviando otras (el cristianismo que envuelve a Leif), pero teniendo globalmente un rendimiento que a mi parecer mejora esta saga con respecto a la del manga. Tengo miedo de cómo se adaptará “Esclavitud” por el ritmo pausado de esta (WIT no se ha encontrado nunca con el reto de adaptar algo así, y si lo habéis leído tendríais tanto miedo como yo), y no sé si quitarán la presencia religiosa de esta parte del manga (en esta temporada no lo presentaron tanto como me hubiese gustado, pero añadieron enseñanzas muy guays), pero tengo ganas de ver lo que nos depara el futuro, de saber si despertaremos alguna mañana sabiendo lo que pasará en las verdes tierras de Vinland.



 

CRÍTICA Y ANÁLISIS DE SR.PUERTA



“Lejos, al oeste, más allá del mar, hay una tierra llamada Vinland. Es cálida y fértil. Una tierra lejana donde ni los traficantes de esclavos ni las llamas de la guerra llegan. Nadie podría encontrarte allí”.



El sueño de una tierra prometedora, una vida tranquila y un inminente anhelo de venganza. Así es como empieza la historia de Thorfinn, un niño que vive en Islandia con su familia en una aparente paz que pronto se verá frustrada, debido al pasado guerrero de su padre, Thors, que deberá afrontar tarde o temprano. De este modo, aparecerá en escena el misterioso pirata conocido como Askeladd, para dar una vuelta de tuerca a la vida de Thorfinn. A partir de este momento, la historia se complicará, hasta el punto de que nuestro protagonista se verá involucrado en la guerra por el trono de Inglaterra.


La historia de Vinland Saga nos introduce en una Europa del Norte medieval, a principios del siglo XI, un periodo en el que Dinamarca estaba llevando a cabo una invasión al territorio de Inglaterra. En este contexto aparecen los personajes principales que nos acompañarán a lo largo de la historia y que a continuación presento, explicando cómo influyen en la trama y cómo evolucionan a medida que esta avanza.


-Thorfinn: al principio de la serie es un niño simpático y feliz, pero a partir de la muerte de su padre se vuelve un chaval sanguinario y rudo con el único cometido de matar a Askeladd en un duelo. A partir de este momento (capítulos 4-5) apenas cambia y se mantiene igual hasta el capítulo 24. En esta primera parte de la historia es importante, pero no tanto como lo será en futuros arcos. Aquí funciona como una especie de coprotagonista, ya que el verdadero protagonista de este arco es Askeladd; sin embargo, en el anime le han querido dar una mayor profundidad al personaje, añadiendo cosas exclusivas que, en mi opinión, mejoran a la obra original y hacen que Thorfinn tenga algo más de importancia.



-Askeladd: el “cubierto de cenizas”, el descendiente de Artorius… Sin duda el personaje que se lleva la palma de oro en esta serie y, para mí, uno de los personajazos del año. Como he dicho, el verdadero protagonista de este anime y el motivo por el que vive Thorfinn. Es uno de esos personajes que son cabrones durante toda la serie pero que con el paso del tiempo se les va cogiendo cariño hasta el punto de, en ocasiones, entender lo que hace y por qué lo hace, por muy maquiavélico que sea. Funciona a la vez como antagonista, aunque tiene el arquetipo perfecto de un héroe, ya que es carismático, inteligente, fuerte y descendiente del héroe que luchó contra los invasores para salvar Britania. Durante todo el anime tiene auténticos momentazos y frases dignas de enmarcar, que culminan en el episodio final y que más tarde comentaré.



-Thorkell: un personaje que, pese a lo simple que es, esconde una gran profundidad. Aunque solo se mueva por el deseo de pelear y por la guerra, también tiene inquietudes y hace que te lo creas como ser humano, a pesar de su fuerza increíble de “super saijan”. Sabe que le falta “algo” en la vida y ese “algo” está en entender el significado de ser un “verdadero guerrero”, la frase que un día le dijo su amigo Thors, antes de que este le dejara para nunca más volverle a ver. Se ve que le da vueltas a ese último encuentro con Thors, e incluso se plantea en el capítulo 19 si debió haberle seguido. Además, el motivo por el que se une a Canute es porque su mirada le recuerda a Thors, y porque piensa que, tal vez, uniéndose a él, pueda comprender el significado de las palabras del padre de Thorfinn.



-Canute: la "princesita" que se volvió todo un macho en el momento preciso para darle la vuelta al tablero. La conversación con el sacerdote Willibald es clave, ya que él se da cuenta y descubre lo que es el amor, además del deber de un rey. A veces las palabras son más fuertes que la violencia física, y eso es lo que debe caracterizar al rey; que los súbditos le sigan por su carisma y su discurso, sin tener que recurrir a las armas. Esa es la virtud de un verdadero monarca, y así es como yo lo interpreté. Sinceramente, una evolución espectacular la del personaje de Canute, que ha hecho que me guste más la de esta versión animada. En el manga este cambio me pareció algo repentino y un poco irreal, podríamos decir, pero, sorprendentemente, en el anime lo han mejorado bastante con ese sueño de Ragnar y las conversaciones entre los dos; me ha parecido más creíble el cambio y me ha encantado.


“Guerreros, vuélvanse mis vasallos. Les enseñaré cuando, y contra quien, deben luchar.” -Canute


La mayoría de las escenas están calcadas a las de la obra original, aunque he visto que hay algún dialogo del manga que fue eliminado (tampoco es nada demasiado importante). La animación es canelita y lo clavan, respecto al dibujo del manga, e incluso hay partes en las que lo mejora, lo cual me sorprendió bastante y hace que aplauda a Wit Studio por este trabajo. Por otra parte, la única escena en la que pienso que podían haberla hecho mucho mejor es en la que Thorkell reta y asusta a Thorgil (uno de los hermanos de la tripulación de Askeladd), en el capítulo 17, ya que en el manga es una viñeta que me pareció increíble.



Otro de los puntos, es que es una historia sumamente realista, quitando las escenas en las que empalan a tres personas con un solo disparo de lanza, por ejemplo, o en los mega saltos que pega Thorfinn, cual Hulk. Con realista me refiero a que, incluso personajes como Thorkell no son invencibles completamente, ya que todo humano tiene un punto débil, algo que se puede apreciar bien cuando Askeladd recuerda el talón de Aquiles de Thorkell, en el duelo de este último con Thorfinn. También es realista en cuanto a la excelente representación de los escenarios, tanto de Islandia como de Inglaterra; por otro lado, las semejanzas históricas, como las costumbres de los diferentes pueblos (daneses, ingleses, galeses, etc.), las creencias, la realización de actividades ganaderas y comerciales, o la esclavitud en el mundo nórdico.



Una de las enseñanzas de la serie es que todo el mundo es esclavo de algo, hasta el mismo rey Sweyn, que está cohibido por la voluntad de la Corona. Por eso me gusta destacar la conversación entre Sweyn y Canute en Gainsborough, donde el príncipe queda convencido de que su propio padre es un esclavo de la Corona (capítulo 20). En este punto, vemos que la mirada es un factor importante, algo que ya mencionó Askeladd en episodios anteriores. Este afirma que, mirando a una persona a los ojos, sabe qué clase de persona es; por esto cree que Sweyn no tiene la mirada de un rey y que este no debería tener derecho de llevar una corona (cosa que le dirá 4 episodios después). Me encanta cómo las conversaciones y los pequeños detalles son importantes en esta obra, ya que un dialogo o escena que no pueda parecer relevante, luego puede tener bastante repercusión en la historia.


Hilando con el tema del rey, en la obra se representa muy bien cómo era la monarquía danesa de esa época, que ya tenía características similares a las monarquías cristianas de Europa en ese tiempo. Con anterioridad a la cristianización de Escandinavia, los reyes eran más bien caudillos o condes (jarlar), y había una especie de asamblea, en la que los "hombres libres" podían aconsejar e inmiscuirse en asuntos de Estado. Una vez el cristianismo había penetrado en el aparato monárquico, las clases empezaron a ser más diferenciadas y, estos jarlar, se convirtieron en reyes (konungar), formando así las dinastías reales de Noruega, Dinamarca y Suecia. Asimismo, la figura del rey empieza a cobrar más importancia en la sociedad nórdica, otorgándola ya de un aura divina, parecido a lo que encontraríamos en otros reinos europeos.


Este cambio se da más o menos en el tiempo en que transcurre la serie (inicios del siglo XI). Vemos que el Reino de Dinamarca ya se asemeja a otros como Inglaterra, pero que igualmente se siguen manteniendo aspectos nórdicos; muchos guerreros se mantienen todavía en el paganismo (vikingos de Jom), aunque el aparato de poder es ya cristiano. Esto significa que estamos en un momento de transición al mundo cristiano, que se irá completando ya en los siguientes siglos. Sin duda alguna, se nota que Makoto Yukimura ha empleado tiempo en la investigación de estos elementos y que de verdad le apasiona este tema. Se ve que el autor es fiel a los hechos históricos y que, aún siendo una obra de ficción, trata con minuciosidad estos elementos.


Volviendo al anime, quiero recalcar algo del capítulo 22, en el que Askeladd dice que las batallas no deben ser emocionantes, algo que me pareció una referencia al shonen de peleas, cuando los personajes gritan y se sacan un “power-up” de la manga. En Vinland Saga eso no funciona ya que, gritando, estás siendo predecible para el rival y no piensas bien tus movimientos, algo que es muy semejante a la vida real; un factor que hace que las peleas tengan algo de credibilidad, quitando las exageraciones que hay a la hora de combatir.


Por último, trataré el episodio final, en el que vemos que Thorfinn en realidad no odia a Askeladd, sino quw¡e es como una figura paterna para él, aunque no lo quiera reconocer por su propio orgullo. Ha estado más tiempo con él que con su propio padre y la muerte de este por otra persona en el episodio 24, hace que Thorfinn pierda su meta, el sentido de vivir que tenía, y esto se convierte en un momento crítico para el personaje. La vida del personaje principal de esta parte de la historia llega a su fin, y esto hará que Thorfinn tenga que llevar las riendas de su vida de ahora en adelante. Las dos figuras paternas que había tenido ya han muerto, por lo que ahora Thorfinn tendrá que salir a la luz y ser al fin el verdadero protagonista de la historia.



En el futuro, después de que muera, ¿cómo piensas vivir tu vida Thorfinn?”







“Ve más allá de la tierra a la que fue Thors… Esa es tu verdadera lucha. Conviértete en un verdadero guerrero, hijo de Thors.”



Esta serie tiene verdaderos momentazos en cada capítulo que darían para varios posts, pero la muerte de Askeladd es el culmen de todo esto, y me encanta como ha sido llevada esta escena en el anime. Creo que los planos, la música y las voces han hecho que sea mejor incluso que en el manga. Ya sé que es diferente en cada formato, pero viéndolo me produjo más emotividad, y es algo que agradezco tanto al equipo de animadores como al director del anime, Shuhei Yabuta. Y si creéis que esto acaba estáis equivocados, porque después de esto nos dejan la guindita del pastel; en efecto, me refiero a la escena de la daga cayendo al suelo. Toda la vida de Thorfinn reflejada en la daga, las escenas pasando, y la banda sonora, que es de lo mejorcito, hacen de esta escena una de las que se quedan en el recuerdo. Impresionante, Wit Studio.


Dicho esto, el prólogo de Vinland termina y nosotros nos preguntamos… ¿Qué pasará con Thorfinn ahora? Es algo que veremos en la siguiente temporada, que espero que estrenen en un futuro, y si eres de los que no ha aguantado a Thorfinn durante toda esta temporada, solo decirte que paciencia, que mejorará mucho como personaje. Solo termino diciendo que el segundo arco es una maravilla en el manga, y que si lo llegan a animar de bien como esta primera temporada… puede llegar a salir algo increíble. Sin más dilación, yo me despido, y espero que os haya parecido interesante y que hayáis aprendido algo.



“¡Salve, Britania!”





 

CRÍTICA Y ANÁLISIS DE JULIUX



En el ya pasado 2019, y gracias a un post de mi compañero SR.PUERTA, descubrí un anime que, a día de hoy, se ha convertido en uno de mis favoritos: Vinland Saga. Siguiéndolo al día desde el episodio 6 hasta su reciente final hace un par de semanas en el episodio 24, he tenido la oportunidad de disfrutar de un anime de una manera que, sinceramente, hacía tiempo que no hacía. En un principio me llamó mucho por su animación, ya que el estudio encargado de la misma, Wit Studio, es el mismo que el encargado de animar el que es, seguramente, uno de mis animes preferidos, Shingeki no Kyojin. Además de eso, me atrajo por ser “de vikingos”, pero eso me pareció a mí en un principio… Porque es mucho más que eso.


En Vinland Saga seguiremos la historia de Thorfinn, un personaje al que iremos viendo crecer física y mentalmente a lo largo de la misma. En un principio, comenzaremos estando más apegados a otro personaje, Thors, el cual es nada más y nada menos que su padre. A través de este y durante los 4 episodios que podemos disfrutar de lo que es acompañar a un verdadero guerrero en su vida, y no a un niñato con ansias de venganza (no me malinterpretéis, me flipa Throfinn), podremos descubrir varias cosas, que irán desde cómo es el día a día en un país con unas condiciones climáticas tan precarias como lo es Islandia, pasando por poder comprobar el gran corazón que tiene a la hora de tratar liberar y salvar la vida a un esclavo que ya estaba al borde de la muerte y, cómo no, desembocando en demostrarnos el amor que siente por su hijo. Todo esto, junto al hecho de que Thorfinn deseaba echarse a la mar para “ser un guerrero” (según la idea que él y, literalmente, toda la aldea a excepción de Thors tenía de lo que significaba esto), termina llevándonos a ver cómo finalmente se acaba cumpliendo cuando se infiltra como polizón en el barco que Thors, junto a Leif y otros pocos aldeanos randoms que habremos visto alguna que otra vez en estos primeros capítulos, utilizó para echarse a la mar en vista de la reciente amenaza que se cernía sobre su preciada aldea por parte de los temibles “Vikingos Joms”, comandados por Floki.


Más adelante, podremos comprobar cómo este personaje en cuestión no había hecho más que engañar a Thors, pues le dijo que si le tenían en el frente dejarían en paz a su aldea, pero realmente, dado este desertó años atrás en busca de una vida alejada de la sangre y la guerra, tenía en mente tenderle una trampa. Tras esto, y para ello, realizará un pacto con un grupo de piratas, capitaneados por el gran Askeladd, que consistirá en una emboscada en la que, tras un enfrentamiento muy desigualado en el que veremos cómo Thors termina con los tripulantes de dos barcos de dicha tripulación, además de con Bjron (personaje del cual, previamente, habremos comprobado parte de su fuerza), únicamente con sus manos desnudas, seguido de otro enfrentamiento muy épico con el capitán de la misma, el gran y verdadero guerrero terminará muriendo frente a los ojos de su hijo a causa de una lluvia de flechas que le pilló por sorpresa. Esto me dejó dos sensaciones: por un lado, rabia por la manera tan guarra en la que habían matado al que es uno de los mejores personajes de esta obra, pues si es así con lo poco que se lo ha visto… imaginad si hubiéramos podido verle más. Y, por otro lado, expectación por el futuro de la obra, causada por la situación en la que este muere (frente a un Thorfinn que había protegido hasta ese mismo momento) y por la frase que pronuncia instantes antes de morir: “un verdadero guerrero no necesita una espada”.


Y así, llevando tan solo cuatro capítulos del anime, es como se crea el primer punto de inflexión en el mismo; y es de aquí en adelante donde veremos cómo Thorfinn comienza a cambiar. El pequeño, dejándose llevar por las ansias de venganza, se juró vengar la muerte de su padre consiguiendo derrotar a Askeladd en un duelo, llegando al punto de hacer de este objetivo la finalidad de su vida. Es por ello que, para alcanzar dicha meta, deberá de pasar por una serie de situaciones difíciles y realmente duras para un niño de su edad y posteriores; comenzando por verse impotente frente a su rival, además de humillado, pasando por tener que aprender a sobrevivir obteniendo comida y otros recursos por su propia cuenta, incluyendo aprender a luchar y a ser capaz de matar a personas, y desembocando en verse metido en campos de batalla e involucrado en guerras desde esa edad tan temprana. Todo esto, en su conjunto, harán de Thorfinn un sanguinario “guerrero”, capaz de hacer frente o, al menos, de resistir de una forma admirable contra otros tan reconocidos como lo es Thorkell. Todo ello únicamente para, algún día, poder alcanzar su objetivo.


El personaje anteriormente mencionado, Thorkell, es la más clara y fiel representación de lo que es un Vikingo de verdad en todo este anime. Poco que decir sobre él, más allá de que solo se deja llevar por su pasión por la guerra y esa necesidad, que descubriremos al conocer su pasado, de descubrir el significado de ser un verdadero guerrero. Sin embargo, esta obra nos presenta muchos otros personajes a tener en cuenta durante esta primera temporada del anime, y si hay uno de ellos digno de mención, por encima de todos… es Canute.


Yo soy de todas esas personas que la primera vez que vimos a Canute, además de creer que era una mujer, pensamos que no era más que un niñato mimado. Y no nos vamos a engañar, así era… era; pues si algo no nos esperábamos para nada, es la cantidad de cambios que va dando a la par que madura mediante la reflexión a lo largo de esta temporada y que, si comparas el resultado final con el cómo era la primea vez que se le vio, es algo brutal. De verdad, en muy pocos capítulos pasó de ser el personaje que más odiaba a estar a las alturas de otros como Thorfinn o Askeladd, a los cuales acompañábamos de hace más tiempo y de los que habíamos visto más cosas y en mayor profundidad. Un príncipe que a pesar de ser heredero al trono no es favorito para heredarlo, pues lo es su hermano y, por ello, su propio padre quiere deshacerse de él… matándolo. Un trasfondo magnífico, así como su historia y todo lo que descubriremos de él; más aún nos lo parece cuando vemos que esa división es notable en toda Dinamarca, pues existen bandos que apoyan a un príncipe u otro. Y es así, por ello, que terminamos viendo la relevancia que tiene este personaje en la historia.


Por último, pasaré a hablar de el que creo que, para muchos/as, ha sido el mejor personaje de esta temporada, el que, en muchas ocasiones, ha tenido un protagonismo mayor que el propio protagonista… Askeladd. Ya le había mencionado antes, pero he querido dejar lo mejor para el final. Qué decir de él que no se sepa… tan carismático y calculador como fuerte y feroz. Un personaje con un trasfondo que, desde un principio, se os mostró lleno de incógnitas que se fueron revelando según avanzaban los episodios, así como su pasado, historia e intenciones. Un pobre niño que, desde pequeño, estuvo esperando el retorno de un rey muerto hace mucho tiempo, con la esperanza de que siguiera vivo y estuviera recuperándose de sus heridas de guerra para, en su retorno, devolver a su país a la gloria. Todo ello fue una historia que su madre, la cual le había tenido siendo la esclava de un importante señor, le transmitió y contó en repetidas ocasiones. Finalmente, Askeladd “cubierto de cenizas”, pasaría a formar parte de la “familia” de su verdadero padre tras que este reconociera su valía en un acto mediante el cual pretendía proteger a su madre del mismo, para que todo terminase siendo un plan que sirviese para que confiasen en él y, finalmente, matarle. Sin dudarlo un instante. Este personaje, más adelante, sería el capitán de un peligroso y reconocido grupo de piratas que protagonizaría todos esos asaltos a pueblos, aldeas y fuertes acompañados de épicas batallas, de los que tanto hemos podido disfrutar. Y por último, pero no menos importante, fue aquel que reconoció a Thors como el guerrero que realmente es instantes antes de que este muriera.


Bien, pasemos a la conclusión del post. Puede que me haya dejado algunas cosas en el tintero, aún por comentar, pero lo realmente importante, así como lo que necesitaba expresar, está dicho. Qué decir de esta obra… Simplemente, magnífica. Solo de las similitudes históricas que esta tiene con nuestra realidad, así como lo bien metidas y, en especial, informadas que están estas, es totalmente digna y merecedora de todo reconocimiento. Comenzamos la historia encariñándonos a la par que admirando a Thors, quedando atónitos ante su grandeza y su filosofía de vida, para más adelante perderle y pasar a centrarnos en Thorfinn; le vimos crecer, luchar, pensar, madurar, rabiar, llorar, sufrir… En especial eso, sufrir. Pensadlo detenidamente, ha vivido años junto a la persona que mató a su padre, sintiéndose únicamente por el hecho de no cumplir su único objetivo en la vida, matarle, dado que falla una y otra vez en esto, y además debe ayudarle y apoyarle en batallas y otras aventuras en repetidas ocasiones… Es algo realmente cruel, se mire por donde se mire e independientemente de lo fuerte que pueda haberse mostrado Thorfinn, mentalmente hablando. Más adelante, conociendo a Canute y habiendo visto previamente algo de Thorkell, esta obra nos demuestra cómo nada ni nadie es lo que parece, que no debemos dejarnos llevar por las primeras impresiones ni fiarnos de estas, pues nos puede llegar a sorprender. Y así lo hizo, vaya que si lo hizo, dejándonos con momentazos como la reflexión de Canute y el modo en el que tranquilizó a Bjorn, así como la muerte de este personaje que, aunque no he hablado detenidamente de él, también nos ha acompañado gran parte de la temporada, y muchos otros tantos, como el reencuentro de Thorfinn y Leif, que sirvió de soplo de aire fresco para, con un toque de nostalgia, recordarnos cómo y dónde empezó todo, al igual que el verdadero significado del título de esta obra.


Si al que tengo claro es que, sin duda alguna, si hay que destacar un momento en concreto de esta primera temporada… Sería del episodio 24, el cual está plagado de momentazos. La conclusión y el fin de todos los planes del ya antiguo rey Sweyn a manos de Askeladd, la épica y noble muerte de este con el objetivo de elevar la posición de Canute, el cual tomó su vida, y con ello cumplir su sueño mediante la entrega de su vida como un acto de fidelidad al que considera su verdadero rey, la revelación del verdadero nombre de este y la comprensión del significado que tenía cargar con el mismo… Pero el momento cumbre, el nuevo punto de inflexión, es la reacción de Thorfinn ante todo esto y la breve conversación que mantiene con Askeladd en sus últimos momentos, el cual, tras haberle pedido que le matase diciéndole que le entregaba su vida, le explicó el porqué no lo había conseguido previamente y, como no podía faltar, le abrió los ojos; le hizo ver que tenía mucha más vida por delante, y que ni siquiera se había parado a pensar en ello… Le hizo ver que había perdido su propósito de vivir, así como que el que había mantenido hasta entonces había sido un desperdicio. Esos gritos desgarradores, esa escena final con el cuchillo de Thors cayendo al suelo y pudiendo ver en él una recopilación de escenas de toda la temporada… Es la culminación de la misma.


En resumen: Vinland Saga es una obra que no te puedes perder. Desde que ha terminado esta temporada, comencé a leer el manga y ahora, además de comprender esas escenas finales del episodio 24 y de estar alucinando por todo lo que estoy viendo, tengo muchas ganas de ver todo esto animado. Os lo recomiendo totalmente, no me arrepiento en lo absoluto.


Eso ha sido todo por hoy. Un saludo, y gracias por hacer esto posible.

 


935 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo