• JULIUX

Tokyo Ghoul :Re (anime volumen 2): la conclusión final.

Actualizado: 20 ago 2019


El pasado Martes 25 de Diciembre, día de Navidad, finalizó la segunda temporada de Tokyo Ghoul :Re, cuarta temporada de Tokyo Ghoul, y con ella el anime en sí. Si por algo se caracteriza dicha animación, es por la polémica que la ha acompañado desde su primera temporada, la cual ha ido progresando y trayendo más discusiones entre sus fans con las posteriores, pues no es para menos dadas las diferencias entre esta adaptación y su manga. Sin embargo, lo que mucha gente olvida es precisamente eso: no es más que una adaptación, que desde un primer momento no se tuvo intención de hacer fiel al manga.


El autor de Tokyo Ghoul, Sui Ishida, quiso aprovechar la oportunidad que se le presentó al llevarse a cabo una adaptación en forma de anime de su obra para retocar la misma, añadiendo, modificando e incluso extrayendo elementos de esta. Es por esta razón que en todas las temporadas del anime (en algunas más que en otras), todos aquellos fans que han seguido fielmente la obra hasta su fin en 2018, han notado claras diferencias de este respecto a la historia original. Independientemente de que las acciones llevadas a cabo por el autor en la animación, tanto en el aspecto argumental como en el guión, fueran mejores o peores, si hay algo que no se le puede perdonar al estudio que ha llevado dicha adaptación, Studio Pierrot, es la política que ha seguido a la hora de fijar un máximo de capítulos para cada temporada (12 en todos los casos).


Si de algo no cabe duda, es que conociendo el talento que posee Sui Ishida, el cual ha dado lugar a la obra maestra que es la historia completa de Tokyo Ghoul, habría sido capaz de hacer que la nueva que tenía en mente y que quería plasmar retocando la original en el anime, no se habría quedado atrás. Sin embargo, esto es algo que nunca podremos saber con certera, pues “gracias” a Studio Pierrot todas las temporadas, más o menos fieles al manga, se han desarrollado del mismo modo: muy apresuradas. Así he sentido esta última temporada, excesivamente apresurada.


A pesar de todo, un punto a su favor es que ha sido la más fiel al manga de las cuatro existentes, no “inventándose” (y lo entrecomillo porque, recuerdo, todas las diferencias en las pasadas temporadas eran debidas al autor) absolutamente nada, pero sí saltándose muchas cosas, de las cuales: explicaciones interesantes e incluso importantes, acontecimientos relevantes, peleas realmente épicas, sucesos con gran influencia en la trama… etc. Otro punto a su favor sería que, a pesar de la ya mencionada falta de explicaciones, todo lo sucedido en esta, como debía ser evidente pues se enfocaba en el desenlace de la historia de Tokyo Ghoul al completo, ha estado más centrado, es decir, se ha notado la conexión entre sus capítulos y lo sucedido en los mismos de una manera mucho más favorable que en las anteriores (ojo, no por ello significa que dicha conexión sea la apropiada), lo cual favorece un montón a aquellas personas que no han leído el manga y que tenían problemas para entender la trama en las pasadas temporadas. Además de todo esto, ignorando (una vez más) la falta de explicaciones, el final no ha estado para nada mal. Próximamente redactaré un post analizando detalle por detalle (y con spoilers) esta temporada y, quizás, otro del anime entero; entonces trataré más a fondo dicho final dela serie.


Pasando ahora a hablar personalmente, esta temporada me ha encantado. Por alguna razón, muchos capítulos y escenas de los mismos me han transmitido una nostalgia increíble debida a las similitudes con las dos primeras temporadas del anime, y he llegado a soltar alguna que otra lágrima (debidas a varios motivos) en varios de ellos. Me ha alegrado muchísimo ver cómo, por lo menos, esta última temporada se ha mantenido lo más fiel posible a esa obra que es Tokyo Ghoul y que todos sus lectores apreciamos, y comprendo la rabia de todos aquellos que muestran rechazo o se cierran a la hora de consumir una historia distinta a la original, pero, a pesar de eso, a mí me sigue encantando. Me habría gustado que Studio Pierrot hubiera dicho desde un primer momento “que dure lo que tenga que durar”; y que Sui Ishida hubiera tenido total libertad para expandir y diseñar detalle por detalle esa nueva obra que tenía en mente retocando la trama principal de la original, pero por desgracia no ha sido así y hemos tenido que contemplar y soportar muchas decepciones, tanto aquellos que esperaban que se mantuviera fiel al manga como otros que tenían ganas de ver cómo transcurría esta nueva versión. De todos modos, yo siempre defenderé el intento que ha sido (pues no ha ido más lejos de eso, un intento) por parte de Sui el querer modificar Tokyo Ghoul, aceptando los cambios que hemos podido apreciar en el anime, así como a Studio Pierrot frente a la gente que lo culpa de los mismos y que se niega a recibirlos por el simple hecho de no ser fieles al manga. No me malinterpretéis, soy el primero que desea un reboot completo del anime para que este se haga de una amplitud considerablemente larga y totalmente fiel al manga, pero ya que esto es lo que hemos tenido, y con el aprecio que le tengo a Tokyo Ghoul y el tiempo que he acompañado a Kaneki todos estos años tanto en el anime como en el manga, voy a recibir esta adaptación con todo el cariño del mundo… Es lo que hay.


CONCLUSIÓN: Me ha encantado, con sus pros y sus contras, por supuesto, pero como todo. Me alegro de haber sabido ver este anime con los mejores ojos posibles, pues gracias a ellos he podido disfrutarlo como un crío. Cada persona tendrá su opinión, así como su modo de criticar y analizar a esta obra, pero al fin y al cabo eso es parte de lo que es Gamotaku, y es algo genial. 7/10

673 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo