The Legend Of Zelda: Twilight Princess (análisis con spoilers).



The Legend of Zelda: Twilight Princess es la continuación de Majora´s Mask, correspondiente en cuanto a cronología con la línea del Héroe que vence a Ganon.


Al comienzo del juego aparecemos en un pueblo llamado Ordon (el cual pertenece a una región llamada Latoan, dicha región está al lado de Hyrule). Tendremos que salir de nuestra casa y dirigirnos al bosque de dicho pueblo donde nos estará esperando Illia con nuestra yegua Epona.


Seguidamente deberemos hacer una pequeña serie de misiones para desbloquear al azor con un silbato de hierba. También habrá que conseguir la caña de pescar para así conseguir la primera botella del juego y el tirachinas. Tras esto, deberemos dirigirnos a nuestra casa de nuevo y así poder derribar unas dianas con el tirachinas; una vez hecho esto, habrá que subir a la casa, abrir un cofre y conseguir la espada de madera para poder practicar con ella.


Ya completado estas minimisiones, tocará ir al Bosque de Farone, ya que los niños del pueblo han estado viendo a un mono que llevaba varios días dando problemas. En la entrada de este bosque nos encontraremos con Palomo, el cual nos entregará un Candil. Tras esto, tocará ir a la entrada del Templo del Bosque donde estará el mono y los niños encerrados en una jaula de madera, la cual habrá que romper con el ataque circular.


Seguidamente volverás a Ordon y acabará el día. Al día siguiente deberemos ir a la granja de cabras para ayudar al dueño porque uno de sus animales se ha escapado, y una vez ya has ayudado, el alcalde de dicho pueblo te hablará y te dirá que vayas de nuevo al bosque donde se encuentra Illia lavando a Epona. Una vez llegas, aparece una horda de monstruos que secuestran a los niños, decides seguirlos pero ves que algo ha cambiado y eres arrastrado al Dominio de las Sombras, donde te convertirás en lobo y quedarás inconsciente en el acto.

Dicho esto, aparecerás en una celda encadenado, pero oyes una risa y aparece un personaje misterioso que te dirá que debes romper las cadenas y salir de ahí; ya hecho esto, se montará encima de ti y deberéis ir a lo alto del sitio que resulta ser el Castillo de Hyrule. Una vez en la cima deberás pasar por una puerta donde se encuentra una silueta misteriosa que es la Princesa Zelda, la cual ha quedado atrapada en el mundo de las sombras por culpa de un tirano llamado Zant. Zelda revela que la misteriosa acompañante que llevamos encima resulta ser Midna, la Princesa del Crepúsculo.


Una vez completado esto, aparecerás en Ordon, que también está inundado por las sombras. Tras esto, hay que conseguir una espada y escudo sin que te pillen y volver de nuevo al bosque donde secuestraron a los niños, pero no sin antes pelear contra unos monstruos de ese dominio y así desbloquear un portal de viaje rápido. Ya derrotados los enemigos, aparecerá el espíritu de luz, el cual nos dirá que habrá que recoger unas lágrimas y así rellenar el rocío de luz para devolver a la normalidad a la región de Farone; y dicho espíritu te devolverá tu forma humana, apareciendo vestido con las ya clásicas ropas verdes de Link.

Ahora nos tocará ir al Templo del Bosque y poder recoger el primer fragmento de sombra fundida que nos ha pedido Midna. En dicho templo obtendremos el Boomerang, lo cual nos ayudará a avanzar por la mazmorra y derrotar al jefe que la habita.

Acto seguido apareceremos en el bosque de nuevo, pero esta vez habrá que ir a la Pradera de Hyrule y así poder ir a la Región de los Goron, que también está imbuida por el dominio de las sombras; lo cual tocará volver a rellenar otro racimo de lágrimas y desbloquear la zona. Ya hecho esto, nos iremos a Kakariko. Allí te reunirás con los niños perdidos de Ordon y conocerás a unos cuantos habitantes de la aldea.


Ahora nos dirigiremos a la Montaña de la Muerte pero no podremos pasar a la aldea de los Goron, ya que uno de ellos nos impedirá el paso, con lo cual habrá que volver a Ordon y hablar con el Alcalde para que nos enseñe sumo y así derrotar a los goron; pero te dará una pequeña ayuda que serán las Botas de Hierro para aguantar el peso de dichas criaturas.


Una vez pases de nuevo por Kakariko aparecerán de nuevo los monstruos del principio, pero esta vez secuestrarán a Iván, tras esto, deberás dirigirte al Puente de Eldin para derrotar al monstruo y rescatar al niño; seguidamente volveréis a la aldea y podrás comprar el Escudo Hyliano. Ahora tocará dirigirse a la Montaña de la Muerte de nuevo y así derrotar al goron que anteriormente no nos dejaba pasar. Una vez ahí, la montaña empezará a entrar en erupción y caerá una roca gigante delante de ti, por lo que tendrás que seguir subiendo hasta donde se encuentra Goroleone, uno de los ancianos y jefe provisional de la aldea; pero tendremos que derrotarle en el sumo para que nos deje pasar al templo y así poder salvar a Goronkong.


Ya dentro de la mazmorra, habrá que conseguir el arco y flechas para avanzar, después de derrotar al jefe, que resultaba ser Goronkong imbuido por la sombra fundida. Obtendremos ese fragmento y volveremos a Kakariko, donde nada más aparecer nos encontraremos con Leo y los niños. Dicho esto tendremos que dirigirnos a la tienda a por el Saco de Bombas. Luego nos tocará ir a la Región de Lanayru y conseguir el último racimo de lágrimas, y así ayudar a la Rutela, la reina de los Zora, ya que murió y dejó a su hijo solo, el cual está enfermo. Ya obtenida y liberada la región, tendremos que hacer unas misiones para obtener el traje zora y avanzar en el Templo del Agua y así conseguir el Gancho para derrotar al jefe y obtener el último fragmento de sombra fundida.


Una vez aparezcas en la Fuente del Lago donde habita el espíritu Lanayru tendrás una desagradable sorpresa. Después de tanto pelear para reunir los tres fragmentos de Sombra Fundida resulta que aparecerá el malvado Zant y te los quitará. Además, a ti te transformará en lobo y a Midna la desterrará al mundo de la luz, perdiendo así su poder e hiriéndola de muerte. Rápidamente deberás dirigirte al Castillo de Hyrule de nuevo para hablar con Zelda. Esta se sacrificará por salvar a Midna, con lo cual, Zelda desaparecerá del mundo de la luz y el castillo quedará atrapado en un gigantesco diamante que pertenece al mundo de las sombras.


A continuación deberemos ir al Bosque de Farone y encontrar la Arboleda Sagrada donde se haya la legendaria Espada Maestra, la cual nos devolverá a la normalidad; lo que quiere decir que somos el elegido de la Trifuerza del Valor. Además de obtener la espada, también conseguiremos el cristal oscuro que nos metió Zant para transformarnos en lobo, cuyo objeto Midna usará cuando queramos transformarnos de nuevo. Dicho esto, habrá que dirigirse a un nuevo lugar llamado el Patibulo del Desierto, pero no sin antes usar un cañón, el cual nos mandará volando al desierto gracias a la ayuda de Perícleo. Una vez ahí, deberemos avanzar hasta dicho patíbulo y, tras esto, deberemos obtener el Aerodisco en la mazmorra y así vencer al jefe.


Seguidamente habrá que salir del patíbulo e ir al Circo del Espejo y nada más entrar se abrirá un portal dimensional del que caerán cinco seres de las sombras. Acaba con ellos y luego examina una estatua que hay en el centro del circo para descubrir que a su alrededor hay un raíl al que te puedes enganchar con el Aerodisco. Deberás subir por ahí y meterte en los engranajes que hay con dicho objeto hasta que aparezca el Espejo del Crespúsculo el cual está destruido (una vez hecho esto, saldrá una cinemática donde aparecerán Los Sabios, que te dirán lo que ocurrió al intentar ejecutar a Ganondorf y que no pudieron, ya que poseía la Trifuerza del Poder). Así te enterarás de que el espejo puede repararse encontrando los tres pedazos en los que se encuentra dividido, los cuales están repartidos por Hyrule: uno en el Monte de las nieves perpetuas, otro en una Arboleda antigua y otro más en los Cielos. Después de esto, deberás ir a la Tasca de Telma para recibir información de como ir al siguiente templo.


Una vez en dicha tasca, nos dicen que hablemos con Salma, pero por desgracia no se encuentra ahí, con lo cual, nos dirán que vayamos a la Región de los Zora. Allí, deberemos de hacer unas misiones para así conseguir un pez en concreto, con lo cual así poder olerlo y rastrear dicho olor para acabar en el Pico Nevado.


Ya estemos en el pico, nos toparemos con un yeti, el cual nos dirá que le sigamos hasta su casa. Seguidamente deberemos entrar en su casa, la cual es la mazmorra en sí, atravesando una puerta donde encontraremos a la mujer del yeti, que parece estar enferma y que nos irá dando llaves para conseguir la receta de la sopa que estaba haciendo su marido para ella. Tras esto, deberemos avanzar por la mazmorra, conseguir el Mangual y así derrotar al jefe, el cual resulta ser la mujer del yeti que estaba maldecida por un fragmento del Espejo del Crepúsculo.


Finalmente, conseguido ese fragmento, habrá que dirigirse de nuevo a la Tasca de Telma para que así nos diga nuestro siguiente destino el cual será la Arboleda Sagrada. Acto seguido, nos dirigiremos a dicho lugar, donde necesitaremos la ayuda de un cucco dorado, el cual nos permitirá planear por las plataformas hasta llegar al santuario donde se encontraba la Espada Maestra; la cual deberemos colocar de nuevo en el pedestal para así abrir la puerta al templo (dicho templo, resulta ser El Templo del Tiempo, el cual ya ha aparecido en varias entregas de la saga y es un lugar conmemorable para los jugadores). A continuación, deberemos avanzar hasta obtener el Cetro del Dominio y pasarse la mazmorra para conseguir el segundo trozo del espejo.


Por última vez deberemos ir a la tasca, para que así nos digan el último destino, pero recibiremos una carta de Leo para que vayamos a Kakariko y ayudemos a Illia a que recupere su memoria. Con esto, obtendremos el libro de los cielos a manos de Shad para obtener una serie de letras y así logar descifrar donde se halla el cañón que nos lanzará a los cielos, pero no sin antes pedirle a Tobías que lo restaure.


Ya restaurado, nos meteremos en él y saldremos volando por los aires hasta caer en Celestia. Esta mazmorra será en el aire, con lo cual deberemos ayudarnos de las botas de hierro para así no caernos. Además, en esta mazmorra obtendremos la segunda Zarpa y así tener ambas, con lo cual podremos conseguir el último trozo del espejo. Acto seguido nos tocará ir al Circo del Espejo para poder arreglarlo con las piezas que faltaban y así poder ir al Mundo del Crepúsculo, donde poder ayudar a Midna a derrocar a Zant, el cual se ha apoderado de dicho mundo y se encuentra en el palacio; por lo que deberemos pasarnos el palacio y derrotarle.


Al derrotar a Zant, habrá que dirigirse al mundo normal e ir al Castillo de Hyrule donde se encuentra Ganondorf, el cual ya nos está esperando para así librar la batalla final y que sólo uno de los dos quede en pie, pero no sin antes conseguir el Arco de Luz (dicho objeto también sale en varias entregas como objeto final del juego para derrotar a Ganon en su forma bestia). Ya derrotado Ganondorf, Midna volverá a su forma original y esta le agradecerá a Link por su ayuda durante toda la aventura y se irá por el espejo, rompiéndose así para siempre.


 

OPINIÓN PERSONAL DEL JUEGO



Twilight Princess es un juego muy valorado por los fans de la saga, ya que trata por primera vez lo de los dos mundos y que Link pueda transformarse en una bestia. En mi opinión es un juego genial al que le doy un 9/10, aun teniendo fallos, y que ha salido para 3 consolas de diferentes generaciones, siendo estas: Game Cube, Wii y WiiU, siendo la última una remasterización en HD.

92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo