Por Mandalore! (Parte 2) Is this the way?


Ba'jur bal beskar'gam, Ara'nov (La educación es mi armadura) fragmento del poema Resol´nare


La cultura mandaloriana y sus tradiciones, son más antiguas que la vieja (y caduca) República (viva el Imperio Sith ejem ejem…). Desde su mismo auge los Taung, especie predecesora de los mandalorianos, se dedicaban a superarse en combate en busca del reconocimiento y el honor.


Una vez encontraron su espacio en la Galaxia, su naturaleza les hizo desafiar cualquier vestigio de poder ajeno a ellos, y en algunos casos salió bien y en otros, golpe de remo. Pero no hay duda que tanto en la victoria como en la derrota, los mandalorianos respetaban la fuerza de sus rivales y rendían honores al ganador, incluso a costa de su propia vida (larga vida a los espartanos de Star Wars joder).


Aliit, Mando'a (autodefensa, nuestra tribu) fragmento del poema Resol´nare


Hay un punto en la historia de Mandalore, en el que se cruza una línea que transforma la cultura de la batalla en una religión, en la creencia que dos Dioses Arasuum (El perezoso) luchaba en un conflicto eterno contra Kad Ha´rangir (El destructor) en una suerte de paraíso donde se establecía un equilibrio gracias a esta batalla y era el único sitio donde los Mandalorianos podían establecerse de manera perpetua. Era una creencia muy primitiva y cuando los distintos clanes hubieron tomado conciencia del potencial que tenía este pueblo, comenzó a extenderse la idea de que eso del paraíso era más bien algo terrenal, y que no hacía falta morir para verlo (en el fondo les gustaba ganar y no palmar en la batalla).


El concepto que nace de esta idea, es el “Manda”, es decir trabajar y vivir por la comunidad, creando una coexistencia única en la que todos los mandalorianos funcionaban como un alma sola. Culturalmente es un concepto absolutamente desinteresado, que requería del conocimiento y la comprensión de la cultura. De hecho este concepto es el que mantiene vivo a este pueblo incluso en sus peores momentos y de más división, porque al final, sufren y viven como uno solo.


bal Mand'alor (nuestro idioma y nuestro líder) fragmento del poema Resol´nare


¿Y cómo se podía medir si un mandaloriano era bueno? Según el honor que trajera a su clan, y evidentemente se medía, no solo en la batalla, sino en la superación diaria. Inicialmente se medía en cuatro principios:



- La fuerza es vida, porque los fuertes tienen derecho a gobernar.

- El honor es vida, porque sin honor uno también puede estar muerto.

- La lealtad es vida, porque sin el propio clan uno no tiene propósito.

- La muerte es vida, uno debe morir como ha vivido.

Fácil ¿no? Pues al que no se portaba bien se le consideraba un dar´manda, es decir, “alma vacía”, un individuo sin lugar entre los suyos en vida y sin paraíso al que ir en su muerte. Personalmente creo que mi alma querría una especie de Valhalla de Star Wars.

En el salto religioso que hablaba anteriormente, se concretaron estos cuatro principios en una senda de seis pasos que debía cumplir todo mandaloriano, y esto nos lleva a una cuestión muy importante; Mandaloriano es todo aquel que sigue la senda y la cultura mandaloriana. (Estamos ante un pueblo fiero pero leal, guerrero pero familiar, impulsivo pero espiritual, con una cultura difícilmente igualable en todo el Universo Expandido).

Esta senda tomaba el nombre de Resol´nare (Los seis pasos) que eran los siguientes:

- Llevando armadura.

- Hablar el idioma.

- Defenderse a sí mismo y a su familia.

- Criar a sus hijos como mandalorianos.

- Contribuir al bienestar del clan.

- Cuando lo llama el Mand'alor , se une a su causa.


un mhi vencuyano. (todos nos ayudan a sobrevivir) fragmento del poema Resol´nare


Es cierto que la cultura mandaloriana da muchos bandazos a lo largo de su historia, volviéndose por épocas más secular o más fanática según el momento. Pero al final, los mandalorianos existen en todas las épocas de la historia, los clanes siguen vivos, y el código está vigente. Mejor o peor, hay Mandalorianos para rato.



Creo que en estas breves líneas hemos descubierto un poquito más de una cultura aún por explotar tanto en la web, como en la literatura o la pantalla. Todavía nos quedan cosas por ver, pero bueno al menos ahora jóvenes lectores, podréis decir con autoridad y conocimiento de causa, “This is the way”. Así que ya sabéis, todo el mundo a comprar armadura y buscar el honor en la superación y la batalla (que puede ser en una partida de ajedrez, no hace falta matarse).


Gracias por compartir estos minutos conmigo


alassdair

30 visualizaciones0 comentarios