One Piece: Especial 1000 capítulos del manga.



En esta iniciativa propuesta por MBG1406, algunos de nuestros redactores hemos querido escribir sobre nuestras emociones, sentimientos y opiniones hacia esta gran obra que es One Piece, en conmemoración a sus 1000 capítulos del manga. Además, algunos miembros de nuestra plantilla artística han realizado algunos dibujos como iniciativa interna, también por dicha cantidad de capítulos, que os dejaremos en este post para que podáis ver. ¡Disfrutadlo!


 



APORTE DE MBG1406


Para mí, un niño que solía ver series americanas de CN y Disney, y que, si veía anime, eran o Bobobo o cualquier shojo (sí, las chicas mágicas me iban en esa época), encontrarse enamorado de un nekketsu (anime de batallas, lo que la gente llama malamente shonnen) fue raro; pero sabemos todos que One Piece es mucho más que esto. Recuerdo tener ganas de llorar con la historia de Merry y Usopp, emocionarme al ver a un anciano cavando un pozo tras no haber visto llover en 40 años sobre su país, el sonido de la campana mientras Enel está en el suelo, ese “quiero vivir”; recuerdo todo esto como si fuese ayer la primera vez que lo vi.Y no solo se me vienen a la cabeza las patadas, los puños del “galleta galleta metralleta” ni los cortes del Nitoryu, sino también estos momentos de libertad y alegría; y esto es lo que hace grande a una obra como One Piece a mis ojos, que lo importante no son solo las peleas y que su mundo es libre y está vivo.


Llevo siendo fan 15 años, desde que vi el arco de Ussop y Kuro, grité con la liberación del pueblo de Nami y la muerte de Ace masacró mi corazón, disfruté de Ennies Lobby a más no poder y, a día de hoy, corro rápido a mi ordenador para ver si el manga a sido actualizado en MANGA plus porque quiero ver a Luffy liberando a otro pueblo nuevamente; amo esta historia y lo que representa.


Estas ansias de aventura, las ganas de vivir, las pequeñas historias que tiene cada aldeano de las islas que se exploran, la libertad; todo esto es One Piece.

Dibujo de @_minarts_

APORTE DE SR.URANGO


One Piece, una obra que me ha acompañado en aquellos momentos de mi temprana edad cuando lo veía en Jetix. Antes de saber sobre la existencia de lo que realmente era un anime o manga, disfrutaba esta historia como si no hubiera un mañana. Al dejar de existir Jetix, no pude continuar hasta que, años más tarde, comencé desde el principio para recordar esos buenos momentos. Aquí fue donde entré a este precioso mundo, también con otras obras maravillosas, pero nada que sea igual al hype que me produce cada episodio de esta. En estos instantes me encuentro al día con el manga y tengo que decir, independientemente de sus cosas buenas y malas, que aunque lleve 1000 capítulos o que haya una sensación de pereza para comenzar a leerla por su extensa historia, cosa que dicen compañeros y amigos míos, solo tengo unas palabras que decirles:


MERECE COMPLETAMENTE LA PENA.

Considero que tiene muchos aspectos que la hacen sobresalir en consecuencia a otras, tiene un sinnúmero de personajes con los que, tal vez, identificarse y disfrutar de su desarrollo en este basto mundo. El capítulo 1000, “Mugiwara No Luffy”, ha significado mucho, y me cuesta imaginar todo lo que va a venir después de esto, pero sé que va a ser magnífico, tanto como este precioso momento: “¡Yo soy Monkey D. Luffy! El que los va a superar… ¡¡Y quien se convertirá en el rey de los piratas!!”. Parece una frase algo quemada por parte del prota, pero las maneras, la situación, su alrededor y el cómo se coloca el sombrero de paja… Sin palabras, tengo unas ganas muertas de ver este momento animado. Momentos donde se te eriza el pelo de la emoción y que te hacen sentir vivo.


Dibujo de @gogodibujos

APORTE DE SR.PUERTA


Bueno, bueno... si hablamos de One Piece, lo primero que debo decir es que ha sido una de las grandes series de mi infancia junto con Zatch Bell. Creo que es una serie redonda en todos los sentidos y un shonen que no destaca precisamente por sus grandes batallas (que las tiene; véase Luffy vs Rob Lucci), sino por los valores de cada personaje, las diferentes historias en torno a ellos y el vasto mundo por el que estos navegan. Estas son las principales claves de One Piece según pienso, y lo que le ha catapultado a la fama y a conectar con tantas personas durante más de 20 años.


One Piece es una gran historia dentro de un universo increíble creado por la portentosa mente de Eiichiro Oda. Una historia que hace que el espectador conecte con sus personajes, además de contar con unos antagonistas originales que tienen sus propias metas al igual que Luffy. En mi caso creo que los personajes y el mundo de One Piece son las cosas que más han hecho que me enganche a esta obra. Además, es un honor haber llegado hasta el capítulo 1000 del manga, acompañando a estos personajes en su largo viaje, porque esto crea un vínculo entre la obra y el espectador a lo largo de los años.


Últimamente (aproximadamente desde Dressrosa), solo sigo el manga, el cual me parece que sigue manteniéndose, e incluso superándose ahora en este último arco de Wano. Creo que si hablamos de un manga con buena estabilidad en cuanto a la historia, a pesar de llevar muchos años en publicación, habría que referirse a One Piece como uno de los que mejor se mantiene; algo que no pasa, por ejemplo, en mangas longevos como Berserk, que va teniendo bajones continuamente. Por este motivo, la labor de Oda desarrollando la historia y no decayendo con los años me parece algo encomiable.


Finalmente, solo espero que los capítulos que nos queden mantengan el nivel como lo han hecho hasta ahora. Yo, personalmente, tengo esperanzas de que será un final épico y muy satisfactorio para los fans. Es algo que todos queremos debido a que esta obra nos ha acompañado durante buena parte de nuestras vidas. Dicho esto, ojalá Oda no nos defraude y pueda gozar de buena salud para terminar la obra.


Gracias Luffy y compañía y, en definitiva, gracias Eiichiro Oda por tanto.

Un saludo gente, y Feliz Año Nuevo.


Dibujo de @ducky_lucia

APORTE DE THEBLACKWOLF


One Piece es una obra que ha encandilado a millones de personas gracias a su trama y a sus personajes, ya sean Monkey. D. Luffy, siendo este el protagonista, pasando por Zoro, Sanji, Trafalgar Law, o villanos como Doflamingo, Katakuri, etc.


Para mí es el mejor anime que he visto en mi vida, llevándolo al día desde hace 6 años y el manga desde hace 1 año y medio. Sin duda, espero un grandísimo final para este gran anime, que alegrará a todos sus seguidores


Dibujo de @eco_drake

APORTE DE JULIUX


Hace ya 12 años, llegaría a mi vida aquella obra que definiría y cambiaría el rumbo de la misma.

Allá por 2008, de pura casualidad, lo mejor que me pudo pasar fue ver en Boing el anuncio del comienzo de la emisión de One Piece en dicho canal. Pues, si bien se había emitido previamente en España en otros canales, a mí me pilló demasiado pequeño y, probablemente, no habría llamado mi interés como lo hizo en el momento dado.


Recuerdo que al principio emitían dos capítulos diarios, uno detrás de otro, aunque esto únicamente duraría un par de semanas como modo de atraer a la gente para verlos. Sin embargo, fue tiempo más que suficiente para engancharme. Seguí viendo más y más, llevándolos al día de la emisión del canal, sin perderme ni uno y, si me lo perdía, buscándolo en Internet para verlo y no quedarme atrás. También recuerdo hacer varios parones, como al finalizar Arabasta y Skypiea, los cuales hacían que la serie volviera a empezar su emisión desde el principio y, cuando ya llegaban al punto en el que se habían quedado, continuaban con nuevos episodios. Todas esas veces me lo vi, sin perderme ni uno y como si fuera la primera vez. Un día el anime en España dio un parón tras el capítulo 263 (el último existente doblado al Español), quedándonos a las puertas de Ennies Lobby, y de nuevo emitieron todo el anime desde el principio. Yo, por supuesto, lo seguí, pero… Esa vez no echaron nuevos episodios. Además, el canal canceló su emisión retirando a la serie de su programación. Esperé un tiempo por nuevas noticias, pero sin ninguna.


Tuve que tomar una decisión. Por primera vez en mi vida, con 12 años y allá por 2013, decidí ver un anime subtitulado. Única y exclusivamente para poder continuar con esa obra que tantas horas de entretenimiento me había dado y que tanto me estaba apasionando. Así es como, gracias a One Piece, entré de lleno en el mundo del anime. Porque, sí, ya había visto anime antes como, por ejemplo, obras como Dragon Ball, Z y GT, además de otras como Inazuma Eleven y GO, BeyBlade Metal Series, Bakugan y demás… pero, como habréis notado, son las típicas que emitían en televisión (dejándome muchas por nombrar, por supuesto), por eso digo que One Piece fue el paso decisivo que me haría descubrir la magnitud real de este mundillo que ahora tanto adoro, así como montones de obras de gran calidad dentro de él.


Sería a finales de ese mismo año, de 2013, cuando me habría puesto el anime al día. Recuerdo que el último capítulo que habían emitido era aquel en el que Luffy derrota a Caesar en Punk Hazard, y es desde entonces que me estoy viendo el anime en emisión semana tras semana, sin faltar ni una (al menos yo, luego que no echen capítulo por x razones es otra cosa). Pero no estaba satisfecho… Echaba de menos hacer aquello que Boing, irónicamente, sí me permitía hacer: verme la serie de nuevo de principio a fin hasta llegar al punto en el que me había quedado. Es por ello que, desde entonces, hasta el día de hoy me he visto el anime tres veces más en su totalidad (relleno incluido, al cual, debo decir, le tengo mucho cariño), encontrándome actualmente en mi quinto visionado junto a mi pareja. Y también debo mencionar que hay muchos arcos que me he visto repetidos hasta 10 veces, y no, no exagero (como Arabasta, Skypiea, Water 7, Enies Lobby, Impel Down, Marineford… Incluso Dressrosa, sí). Y ya no solo arcos, también sagas. Tres veces contadas me han dado (de momento) por verme desde que llegan a Sabaody hasta que se reencuentran pasado el salto temporal. Pero ni dichos arcos, ni dichas sagas ni, ni los visionados repetitivos de Boing los cuento en las veces que me he visto el anime, porque cuando hablo de ello me refiero al anime como tal, COMPLETO. El anime a día de hoy tiene más de 900 capítulos, pero si echo cuentas yo me he visto más de 5.000. Incluso diría que paso los 5.500. Y no, no me estoy marcando un mono.


Ahora que ya he contado como conocí a esta obra (por el anime y algo tarde, lo sé), el impacto que ha tenido en mi vida metiéndome en el mundillo y como se ha convertido en mi droga… Pasaré a hablar del manga, el comienzo de todo; pues lo que aquí celebramos es la llegada del mismo a su capítulo 1000, un número espectacular. Por supuesto, no fue solo mono de ver más capítulos del anime lo que me entró cuando me lo puse al día, también lo fue de saber qué pasaba más adelante. Y todos sabemos que solo había una forma de saberlo… leerse el manga. Y así lo haría, poniéndomelo al día en tan solo un mes (también dentro del año 2013). Desde dicho año llevo al día las dos vertientes de la obra, básicamente. Me gustó tanto el estilo de dibujo de Oda, así como su dinamismo y forma de contar las cosas… Que decidí que también debía leérmelo al completo. Tres veces en total han sido, y en cuanto finalice el arco de Wano empezaré con la cuarta. No puedo decir nada negativo de este, es una obra maestra.


En este post podría ponerme a analizar muchas cosas, como las diferencias entre el manga y el anime, por ejemplo; también sobre el doblaje en Castellano de este, antes y actualmente; la fidelidad (o no fidelidad) del mismo a la originalidad de la obra y de sus términos y por qué esto influye positiva o negativamente en el resultado final; la censura, el relleno, el ritmo de los capítulos por saga, la animación por director; los openings, los endings, los resúmenes de los capítulos anteriores y el en según qué sagas la duración de estos daban lugar a más o menos contenido en cada capítulo; la banda sonora, sus temas y la evolución de estos con el tiempo; las películas, los OVAs, especiales y sus elementos canónicos y no canónicos… Y una larga lista de cosas más.


Realmente lo pienso y no sé por qué no he hablado aún en Gamotaku de nada de ello, pues si One Piece es la obra que me inició en el mundo del anime, como ya he dicho antes, también es aquella en la que me especializo; no por las veces que me la haya visto, pues puedes verte una serie varias veces y olvidarte de qué pasa o pasar por alto ciertos elementos y detalles, si no por lo que me he documentado sobre esta. He pasado horas a lo largo de estos años en foros, wikis, páginas de fans, fandoms, etc. Pero, si hay algo en lo que me especializo sobre One Piece, es sobre sus videojuegos. Actualmente me dedico a coleccionar todos los videojuegos existentes, tanto dentro como fuera de España, y teniendo en cuenta las Ediciones Coleccionista de cada uno (en caso de haberlas). De hecho, solo me faltan dos (las de One Piece Burning Blood, de lanzamiento mundial, y la Treasure Box del Pirate Warriors 2, exclusiva de Japón) para tenerlas todas. Ya después de eso me haré con los videojuegos sin ningún tipo de edición especial que no hayan salido del país nipón, porque los demás los tengo todos. Os dejaré por aquí fotos de mi colección que, como digo, aunque también tengo alguna otra figura, póster y demás merchan, se especializa y basa en los videojuegos. Y bueno, creo que ya os he dado bastante la chapa.



En resumen, y para terminar: One Piece para mí significa muchísimo. He compartido horas y horas de aventuras, risas, desafíos y demás con Luffy y los Mugiwaras; he vivido cada saga y cada momento épico, emotivo y especial de ellas como si estuviera allí presente, sintiendo siempre esa presión en el pecho derivada de la emoción y de la adrenalina que me hacían sentir cada vez como si fuera la primera. He reído, he llorado, he temido, he gritado, he viajado, he explorado, he vivido… Y nunca mejor dicho esto último, pues esta obra, por fuerte que parezca, me ha ayudado a seguir adelante a lo largo de mi vida en muchos momentos en los que parecía que no había motivo para hacerlo. Estoy enamorado de One Piece; de cada personaje, de cada momento, de cada saga, de cada frase, de cada detalle, de cada tema de su banda sonora, de cada opening, del dibujo de Oda… Y de Oda, por qué no. Este mundo tan grande y completo que ha construido, nos es a muchos uno al que poder escaparnos y en el que evadir la realidad cuando más lo necesitamos. Sus personajes y los valores, emociones y sentimientos que nos han transmitido, nos han enseñado verdaderas lecciones de vida que no debemos olvidar jamás, y con las que conseguiremos alcanzar nuestros sueños si luchamos por ellos.


Por todo eso y por mucho más… Gracias, Oda. Y gracias a vosotros, fans de esta obra, por hacer de esta una gran comunidad. ¡Aún queda un largo viaje por delante!



#ONEPIECE1000

91 visualizaciones0 comentarios