top of page
  • Foto del escritorMBG1406

Necesitábamos la peli de Mario.



Buenas a todos, escribo este post en el día 14 d. M. (después de Mario, para los pibes que no sepan del nuevo cambio de calendario oficial) para mostrar mi opinión personal del por qué del triunfo en el público (la crítica ha olvidado su labor para recomendar y se centra solo en mirarse el culo y en escupir mierdas snobs) de la peli de Super Mario y también de lo necesarias que son este tipo de obras (y no, no me refiero a Peach de Jack Black).



La "Mario-película" nos traslada a una historia de origen del famoso fontanero champicida, una en la que este viaja por primera vez al Reino Champiñón con la misión de rescatar a su hermano Luigi de las garras de Bowser; conociendo durante el transcurso de la aventura a personajes míticos de la franquicia de juegos como a Captain Toad y Peach (peaches peaches, peaches peaches peaches) además de a otra figura mítica de la "Gran N" como lo es Donkey Kong o Donko para los amigos. Es una peli simple que dura solo una horita y media, no tiene subtramas que enreden, triunfa en su apartado visual gracias al cómo el equipo de realización ha logrado traducir los elementos de la serie de juegos a la gran pantalla (la entrada al Reino Champiñón es brutal con todas las plataformas de la ciudad de los Toads) a parte de por lo bonita que es, y solo tiene la enseñanza de que levantarse y volver a intentarlo es bueno.


Gracias a estudios como Pixar o Dreamworks, parece que las pelis destinadas a un ámbito infantil tienen que contentar más al público adulto que al infantil (que oye, eso mola pero no es un deber de cada producto que sale), y que si un estreno de animación para críos no cumple con una "cuota de madurez" o de complejidad en su subtexto no merece la pena; pero no es así. Super Mario Bros.: La película gana por su sencillez y por trasladar las mecánicas divertidas del videojuego con el que la inmensa mayoría de chavales, de los 80 hasta la actualidad, hemos crecido y del que hemos aprendido a pulsar de nuevo al botón A de nuestra consola para reintentar ese nivel del que hemos salido más que perjudicados en varias ocasiones; la intención y misión del largometraje era enganchar a niños y mayores en un pasatiempo que ha trascendido varias de nuestras generaciones para divertirnos tanto como lo hizo el material original en su día, y lo consigue por no traicionar a sus raíces.



Vivimos en una sociedad (o no, la "s palabra" no) en la que un tipo con ínfulas, y que tiene altavoz en un medio, es capaz de quejarse de que la peli que adapta un videojuego que consiste en saltar sobre setas, siendo una peli infantil, es simple y no tiene subtramas; en un mundo en el que si un filme animado para todas las edades no trata los terrores existenciales de un cincuentón o algo complejo, los críticos lloran; en una cultura que mide primero la cuota antes que la calidad o el espíritu de las piezas de arte visual; y, por último, en una sociedad donde se ha dejado de respetar la inocencia de la infancia y nuestros pequeños ven cada vez más lo malo del mundo por peleas políticas pasadas, que hace unos años eran intrascendentales porque no estábamos constantemente crispados y en pie de guerra. Super Mario Bros.: La película escapa de todo esto para ser lo que debe ser, entretenimiento bien realizado y para toda la familia, que cumple su vocación de entretener y unirnos sin el uso de banderas, corrientes o complicaciones actuales.


Dicho todo esto, me despido. Hasta el próximo post.





24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page