Me bajo del carro de los 80.


Aunque sería más correcto llamarlo el carro de los 79,99€

En los últimos años, hemos asistido a una corriente alcista y sistemática de los precios de los videojuegos. Eso es un hecho, no se puede debatir. Lo que sí se puede hacer, es desentrañar las mentiras de las grandes corporaciones y estudios de desarrollo que tratan de vendernos la imagen de pobres informáticos haciendo por sobrevivir. Lo cierto y verdad es que se mueren todos los días por aumentar el precio a los usuarios. La última moda, los 79,99€.

En este breve (así lo espero) artículo, intentaré dar información veraz sobre una industria inflada que no siempre rinde como sus beneficios y que por supuesto, siempre funciona en detrimento del consumidor y de los trabajadores.

La referencia de todo lo que se nombra, son los videojuegos Triple A( y la unidad monetaria euros salvo que no sea posible ) desarrollados por los grandes estudios, nada que ver con los juegos de desarrolladores independientes, que nacen de la nada y habitualmente dependen crowdfunding o campañas de apoyo y patrocinio.


Lo primero de todo, las plataformas de juego. Quizás lo único honesto.

Hay que ser justos con la realidad, y en honor a ella decir que las grandes empresas de la industria de donde menos sacan es de aquello de lo que más cobran. El negocio más redondo se lo llevan Nintendo con su “Switch” siendo su precio de fabricación de unos 230€ y un precio de mercado de 299€ en su versión “normal” y Xbox con un coste de 450€ por unidad y un precio de 499€ en la serie X .

Aunque no especifican al 100% esta información, la cuchara de madera se la llevaría Sony con su PS5 la cual lleva un abanico de coste de fabricación de unos 450€-500€ según modelo y un precio de venta de entre 399€ y 499€.

A las tres plataformas debemos añadir el precio de publicidad, empaquetado y distribución que hacen como mínimo que el margen de beneficio quede muy justo, sino van a pérdidas como puede ser el caso de Sony.

Pero entonces, ¿por qué presupuestan lanzamientos de plataformas de nueva generación a pérdidas o a nulos beneficios estas compañías? En la respuesta está la trampa, el timo del tocomocho. Siendo crudos, en una semana de lanzamiento de un juego Triple A ganan lo equivalente a años de venta de plataformas, a pesar de que nos intenten convencer de lo contrario.


El sector del videojuego, competencia diaria, feroz y mucha explotación.


El expresidente de Sony, Shawn layden, en 2020 no pudo ser más claro en sus declaraciones al decir que “ojalá los juegos pudieran completarse en 12 o 15 horas” ya que según él, es un problema para el usuario, que nunca llega a finalizarlo y que en la misma entrevista afirma “el usuario sólo ve dos cosas, el precio y la calidad del producto”. Desconocía yo que el usuario tiene que ponerse a delinear texturas o aprender C# para jugar un AC o un CoD. Por supuesto no dudemos que este es el sentir general de todos los consejos de administración de los grandes estudios.


Tirando del hilo, las verdaderas intenciones de cualquier compañía, salen a la luz en dicha entrevista. “Un juego triple A tiene un presupuesto de unos 115 millones de presupuesto y su desarrollo abarca de 3 a 5 años”. De que ese juego pasará aproximadamente una década dando dinero no habla el bueno de Shawn, pero lo dejamos para más adelante. Seguimos. El modelo propuesto por las grandes compañías en boca de Shawn Layden, o al que aspiran pero que a día de hoy no pueden colar al usuario es el siguiente “En lugar de pasar cinco años para hacer un juego de 80 horas, ¿por qué no hacerlo en tres años y un juego que dure 15 horas?”. Shawn, no me sale la proporción de horas en este modelo que sugieres. y con toda la hipocresía se atreve a decir “Los desarrolladores se enfrentan a jornadas de 14 y 16 horas para cumplir los plazos, teniendo problemas de estrés, físicos y familiares”. Suele pasar cuando te enfrentas a condiciones de esclavitud o a explotadores como son estas compañías, porque son ellas las que someten a los desarrolladores a estos “plazos”. La solución es bien sencilla, pagar mejor y contratar más gente pero claro, las acciones no suben solas.

Y por último “El precio de los juegos apenas ha crecido 10€ desde el lanzamiento de PS3 pero sus costes se han duplicado”. Es raro que una verdad abarque tantas mentiras.


Standard, Deluxe, Premium, Collectors, GoY, Season Pass, Tarifas planas…


La frase del ex presidente de Sony se puede catalogar como real, los precios de LAS VERSIONES STANDARD de un juego han subido 10€ (en algunos casos) pero poco se habla de que ahora cada juego no viene sólo, sino que le acompañan hermanos que “mejoran la jugabilidad y la experiencia del usuario”. Hablamos obviamente de las versiones de un juego y sus diferentes DLC (que suelen costar un tercio o la mitad que el original en los Triple A). Así pues podemos encontrarnos un juego lanzado al mercado un día X en tres versiones (seguro me entendéis) Standar: 69,99€, Premium(o análogos): 99,99€ y Deluxe: 129,99€.

Así sin despeinarse puedes pagar 13% del salario mínimo en España, y ya se encargará la publicidad de que necesites esa versión que incluye un traje, una montura, un aspecto de arma, 1 hora de juego y una pre-entrada de X días. De eso no se habla con tristeza desde las compañías, que casi duplican el precio del lanzamiento, no habiendo realizado trabajo extra, sino que se incluye en el presupuesto de desarrollo. No hablemos ya de los Season pass que te dan acceso exclusivo a ciertas funcionalidades, y que siempre habrá otra temporada más para pasar por caja.

Pero ahí no acaba, porque después de un tiempo (si es que todo ha salido a pedir de boca con el juego, que empieza a ser un lujo no sufrir “crashes” o que se caigan los servidores) vienen los ya habituales DLC. Aquí hacemos un alto y elogiamos a Ubisoft la cual hasta el día de hoy mantiene la filosofía de no pagar por contenido jugable, sólo por contenido ornamental.


¿Cuánto cuesta un DLC? Dos ejemplos de un océano abismal.


Total War Warhammer I (lanzamiento Mayo de 2016). Juego edición estándar a 59,99€, dos dlc a 18,99€, dos a 7,99€, uno a 8,99€ y otro a 9,99€. Total 123,94€ a pagar en cómodos dlc.

Eurotruck Simulator II(lanzamiento Octubre de 2012). Juego edición única: 19,99€, seis dlc a 19,99€ (ya superamos la versión deluxe de 129,99€), un dlc a 9,99€ y 69 dlc menores con precios que oscilan de 0,99€ a 4,99€. Total excluyendo los 69 dlc menores 149,92€.


Estos ejemplos no son cogidos al azar. Estamos hablando de títulos que tienen 6 y 10 años respectivamente, y los cuales están rindiendo al mismo nivel que cuando salieron. Lógicamente el nivel de ventas ahora es menor que el año de lanzamiento, pero los más mayores recordarán como antes, los juegos una vez cumplido su objetivo económico, eran descatalogados en beneficio de nuevos proyectos (éste es un tema para otro artículo). Ahora sin embargo nos cuelan reediciones, remake, o con todos los huevazos del mundo, juegos de hace 15 años, pasados por texturas nuevas(lo hacen máquinas) hala a pagar desde 29,99€ hasta infinito(Warcraft, Diablo, Skyrim, Resident Evil, Final Fantasy).

Pero quedaos tranquilos, siempre os podéis suscribir a las tarifas planas que os rotan los títulos disponibles por 14,99€ al mes (ahora, pero esperad a que la venta baje) y sencillamente no tengáis derecho a sentaros durante 7 meses a explorar Skyrim o Temeria .


Cifras de lanzamientos que contradicen a la industria



Para ser escueto en este sentido y no alargar este artículo más de lo deseable os expongo las cifras de los juegos más vendidos en los últimos años.

-Call of Duty Black Ops 4 (2018) cosechó 4.500 millones de beneficio en los tres primeros días de venta.

-Call of Duty Cold War (2020) 5,7 millones de unidades vendidas en un mes SOLO EN FORMATO DIGITAL a 69,99€ (el resto es complicado de esclarecer), echad las cuentas.

-Call of Duty Vanguard (2021) 20 millones de copias vendidas y un beneficio aproximado de 1000 millones. Y no les pareció suficiente.

-Mario kart 8 (2014) 46,82 millones de copias a un precio de 54,95€ para una bajada gradual a 34,95€

-Animal Crossing New Horizons (2020) 39,38 millones de unidades vendidas en el mismo rango que el anterior.

-Activision Blizzard declara en 2020 8.500 millones de beneficio neto, EA studios 4.168 millones. Ubisoft a día de hoy declara un patrimonio neto de 5.000 millones.


¿De verdad algún directivo puede salir con toda su caradura a decir que no es sostenible la industria del videojuego? Claramente para el consumidor, no pero al consejo de administración, no le veo muy nervioso.

A día de hoy solo un gran proyecto ha sido abiertamente declarado una pérdida absoluta con consecuencias fatales “Overkill´s The Walking Dead” asumiendo el estudio 27,7 millones de pérdidas y desapareciendo.

Por supuesto me encantaría pero no me da para más extensión, analizar la cantidad de dinero que ganan los estudios con las plataformas móviles y las “microventas”, que da para otro artículo entero y más extenso que este.


La única supervivencia amenazada, la de nuestros bolsillos.

Cualquier declaración de los directores de los estudios de desarrollo reflejan una pelea brutal por el control del sector. Han barrido a estudios menores y han absorbido toda competencia.

Tenemos que ser conscientes que hay alternativas a la compra de los grandes juegos Triple A e incluso hay alternativa en la forma en que compramos estos juegos. El objetivo de Ubisoft, Activision o cualquier otro no es sino ganar dinero, y cuanto más gane, mejor, aunque el producto sea una mierda que se arregla a base de parches y tweets esperanzadores.

El pirateo, es una práctica poco ética e ilegal, pero entiendo quien se ve abocado a hacerlo. Se salvó a la industria una vez gracias a las plataformas virtuales, pero ha servido para encarecer el producto. No nos dejemos engañar, busquemos alternativas (legales) y expandamos nuestros horizontes de consumo, que también pone en jaque el discurso de la insostenibilidad de la industria. Objetivamente, nunca han dado tanto dinero los videojuegos como ahora . Yo me bajo del carro de los 80€ ¿y tú?.


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo