Las vidas posibles de Mr. Nobody (crítica y analisis con spoilers).


¿Y SI ESTAMOS DORMIDOS Y TODA NUESTRA VIDA ES UN SUEÑO?


¿Cómo saber qué decisión tomar? ¿Qué consecuencias en un futuro lejano acarrearán estas?¿Malas o buenas? ¿Cómo saber si la existencia y las sensaciones de vivir son nuestras o producto de la imaginación de alguien más? ¿Quién no nos dice que el mundo es dominado por una mente perversa que controla nuestras decisiones como si del Sims se tratase? Pequeñas preguntas que todos, tal vez en medio de un "salimos de tranquis", nos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas. Estas son pequeñas cuestiones que afronta Nemo Nobody, protagonista en la cinta “Las vidas posibles de Mr. Nobody”.


Al terminar la película, si no se ha prestado atención, no sabrás qué hechos en las historias son reales o son invenciones por parte del protagonista o de alguien que se le parece; deja una sensación de caos mental donde no se ha entendido lo que nos quiere transmitir. Sin embargo, parten de unas ideas muy sencillas que ya se conocen: el efecto mariposa y el Big Bang, un pequeño cambio que desemboca en uno gigantesco al cabo del tiempo y el principio del todo. La trama va a girar en torno a estos conceptos, principalmente.


Nemo es un chico peculiar, con una extraña afición por el conocimiento. Desde pequeño, se cuestionaba ya preguntas fundamentales como "¿por qué soy yo y no alguien más?", esta precisamente siendo un bebé, cuando seguro que tú a su edad te comías la tierra. Con el paso de los años, sientes que es capaz de predecir sucesos futuros, como una maldición o una bendición dada por los ángeles. Se ve cómo comienza a adquirir preocupación por sus decisiones, "¿qué pastelito es el que me quiero comer ahora, y cómo sabré que la decisión que tome sea la acertada?", pero esto solo es el comienzo.


En algún momento siempre se ha escuchado decir a alguien la metáfora del tren: una oportunidad con fecha de salida, a la que si no llegas a tiempo lo has perdido para siempre. Una decisión que has de tomar que, probablemente, cambie el rumbo de tu vida. Pues literalmente en una estación, tras saber que sus padres se habían divorciado, se ve en la encrucijada de irse con su madre o quedarse con su padre. Aparentemente aquí es donde comienza todo, y los sucesos que vienen a continuación son cada una de las posibles vidas que el protagonista decide vivir. Sí, plural, porque en el momento que decide ir con su madre se abre un abanico de posibilidades nuevo donde nos cuenta con quién se casará, cómo vivirá, y qué tipo de persona será por medio de otras pequeñas decisiones que irá tomando. abriendo así el abanico de nuevo, y lo mismo sucede si decide quedarse con su padre.


Toda la película es fascinante, porque no sigue un orden lógico en un primer momento, sino que entra dentro del caos. En principio no sabes qué linea temporal pertenece a qué decisión porque te las alternan y, mientras te muestran imágenes de Nemo siendo adulto, luego joven y en otro lugar, hay un guía, un señor mayor postrado en una cama de hospital. “En algunos momentos la mejor jugada en el ajedrez es no mover ninguna pieza”, dice con una sonrisa, aunque suene absurdo. Pues este anciano es Nemo, que le está contando su historia a un periodista que ves cómo se tira de los pelos al igual que nosotros en un comienzo, porque realmente es el protagonista quien nos cuenta también a nosotros la historia, y es normal que haya confusión si pasa de tener 40 años a 15 y luego a estar muerto estando, realmente, vivo y contando la historia.


Es una obra que merece la pena ver, que en algún momento de la historia puede parecer pesada por alguna de sus líneas temporales, producto de la repetición de estas mismas, pero como te las alternan con otras tienes que estar algo atento si quieres darte cuenta de cada una de las historias, pues cada una de ellas tienen mucha importancia. Como dije, el niño tiene algo extraño que nadie más tiene, que es capaz de cosas que nadie más puede, que se pregunta más de lo que debería. Todo esto, si has seguido cada una de las tramas y has sabido hilarlas bien, te darás cuenta que el final es apoteósico, genial. El hombre anciano recostado en la cama del hospital se encuentra cerca del profundo letargo, y solo dice una única palabra más después de haber revelado la “verdad”, y es esa palabra la que cambia y decide todo; su verdad, su vida, quién es en realidad y quién quiere ser. Para finalizar, acaba con unos minutos con una música sencilla y simple que acompaña a la perfección y de forma magistral a las escenas que se contemplan en pantalla, con una ligera risa al comienzo de nuestro querido compañero de aventuras, Nemo.


Aconsejo encarecidamente ver esta película porque, según he leído en opiniones sobre ella, cada persona en su mayoría ve el final de una forma diferente, producto de todas las decisiones que ha visto que Nemo ha tomado y lo que estas han simbolizado y transmitido a cada cual. He intentado dar la mínima información relevante de la cinta para, de este modo, tocar esa parte humana curiosa que también se pregunta sobre estas cosas, pues somos personas que, sin darnos cuenta, decimos o pensamos ese famoso "¿Y si...?". Además de que solo he tocado la superficie, tiene temas filosóficos y teoremas físicos que no he comentado porque merece la pena ver cómo los relacionan con la historia.

336 visualizaciones0 comentarios