HIMYF es lengen... ni de coña (opinión sin spoilers).



El día 9 del quinto mes del año 2022 de nuestra era, en Disney+ Españita, liberaron la primera temporada de Cómo conocí a vuestro padre; la serie spin-off de la mítica y legendaria serie Cómo conocí a vuestra madre, la mejor creada por el hombre en mi humilde (y correcta) opinión. Esta sitcom fue estrenada en Estados Unidos el 15 de marzo de este mismo año, en Hulu y de forma semanal; y se compone por 10 episodios que no llegan a los 30 minutos (lo habitual en este tipo de comedias en cuanto a la duración de los capítulos; pero el número de estos es reducido respecto a lo normal) en los que acompañamos a una joven fotógrafas llamada Sophie (Hilary Duff) en sus aventuras amorosas mientras vemos en un espacio de 30 años en el futuro cómo le narra estas misma a su hijo. Este modus operandi es conocido por todo hijo de los 2000, ya que a día de hoy es impensable que nadie haya oído y no sepa de qué va HIMYM por ser una parte importante en el imaginario colectivo de la primera y segunda década del siglo XXI; pero esto no quiere decir que la excelencia de la serie original esté presente en esta nueva.


Como los seguidores de Gamotaku de hace un tiempo sabréis, y más si os interesan mis posts, tengo un par de ellos escritos que hablan de HIMYM, la que es mi serie favorita desde los, ¿10 años? Me veo una vez al año toda la serie (se llama drogadicción, creo) y siempre le saco nuevas lecturas a todo lo que tiene que me sirven en el día a día, soy un gran fanático de esta y el anuncio de su "secuela" siempre me ha llamado y tenía todo mi interés. Dejando claro esto, también quiero deciros que me HIMYF es entretenida y la vi en menos de tres días en medio de mi periodo de exámenes finales; pero no es tan buena como la original.



Para no spoilear mucho de la serie, aunque como buena comedia situacional no hay nada que te pueda decir y que te la reviente, lo mejor es usar la precuela como principal referencia y hablar a través de los aspectos de esta y el cómo afectan a la nueva serie. Si algo hacía única a HIMYM sobre el resto de series de su clase es el extremo cuidado que guardan los guionistas de ella con su continuidad, presentando bromas e iconos en su piloto que perduran durante toda la serie hasta el final y que solo entendemos los fans de esta (las aceitunas o la trompa azul), creando un lazo fuerte entre los videntes y la comedia; y, aquí, ni en el piloto ni en el resto de capítulos existen bromas que vayan más allá excepto una. Creo que peca de no saber separarse de las historias que contaba Ted y a la vez quiere hacerlo, parece que la serie depende de referencias a su antecesora para mantener enganchado al espectador pero a la vez se fuerza acogiendo nuevas temáticas acordes a la actualidad sin darles un uso real ni sacar jugo de ellas (el Tinder, los "juguetes", las reseñas en internet, etc); lo que me parece irónico porque, para mí, el momento que más se ha parecido a HIMYM, y mi favorito de la temporada, es una conversación entre la protagonista y su crush en el metro en el que la serie no tira de nostalgia ni bromas que pretenden ser actuales (se me viene a la cabeza la escena de los Simpsons en la que Burns se viste de adolescente y dice cosas como "chachi" o algo así) porque precisamente saca a relucir el talento que tienen los guionistas y el equipo creativo (el mismo que en su predecesora) en la introspección que hacen sobre el drama cotidiano, otra cosa entre las que la epopeya de Ted sobresalió y que esta serie debe acentuar para ganarse un hueco en mi kokoro.


Creo justo comentar que la serie no tiene tanto tiempo como el resto de sus "adversarios" para desarrollarse; 10 episodios que no llegan a la media hora de duración no sirven para desarrollar ni situaciones cómicas, ni para conocer a los componentes del nuevo grupo de amigos, lo que hace que el televidente tienda a no sentirse tan cómodo con los personajes ya que no hay casi cercanía. Para ponerlo en situación, en el capítulo 10 de Cómo conocí a vuestra madre Ted aun no conocía ni a Victoria, uno de los motores de la serie en general que representa un antes y después en la vida de Mosbyto; en este punto de su vida el arquitecto se acababa de despertar con una piña en su cama. Es imposible crear algo consistente en solo poco más de 200 minutos de metraje cuando tienes un elenco principal de 7 nuevos y desconocidos personajes, queriendo meter a su vez referencias a una serie de culto anterior y crear algo nuevo; no tienen las ideas claras y sus recursos encima no son suficiente para ejecutar lo que pretendían.



Tras decir esto, y pese a que por ahora no le hace sombra a su predecesora, HIMYF me entretuvo y lloré de emoción con alguna sorpresa o con la escena anterior que mencioné; me da pena que un sector de la crítica se limite a reaccionar de manera reacia hacia esta sitcom por temas tan triviales como "diversidad forzada" (¿en serio se quejan porque hay un indio y una asiática en el grupo? Es NY en la actualidad, es más raro que no haya nadie racializado en un grupo de colegas que que lo haya, tontos) o porque los personajes no son o transmiten lo mismo que Ted y su cuadrilla en estos 10 capítulos olvidándose de que, si queremos tanto a estos, es en parte porque hemos pasado 9 añazos viéndolos por el televisor y no fue amor a primera vista. ¿La serie es legendaria? Pues no, pero tampoco es mala ni hay que tirarle mierda sistemáticamente.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo