• HERSAN

Fallout: Armageddon (aporte de redacción).

¿Qué ocurriría si, tras un periodo de relativa estabilidad social y económica, las naciones del mundo entrasen en una guerra por los recursos tras años de insaciable consumo que nos llevase al Armaggedon? ¿Cómo sería el mundo tras semejante destrucción, tras la aniquilación atómica total?



Con esta premisa parte la saga de videojuegos Fallout, cuya historia comienza hace mas de 2 décadas, en un pequeño estudio llamado "Black Isle Studios", dependiente de "Interplay".


Los creadores de los dos primeros Fallout ambientaron la saga en una América post-nuclear en la que, tras la segunda guerra mundial, la energía nuclear es aprovechada para el beneficio de la humanidad. Pero, tras años y años de consumo, finalmente la lucha por los recursos comienza en el año 2077, y las potencias mundiales bombardean a sus rivales con misiles nucleares, llevando a la humanidad a una era de decadencia y supervivencia del más fuerte. En este panorama post-apocalíptico, unos pocos afortunados pudieron refugiarse en las llamadas "Vaults", refugios a salvo del exterior nuclear. Lo que no sabían estos "afortunados" es que la empresa responsable, "Vault-Tec", pretendía llevar a cabo diferentes experimentos sobre la población para obtener información científica.



Así, y con una estética característica de los años 50, comienza la saga Fallout. Las dos primeras entregas (1997 y 1998, respectivamente) tuvieron una gran acogida entre el público, pues con sus mecánicas de juegos de mundo abierto y RPG daban al jugador la posibilidad de completar las misiones de una historia llamativa de diferentes maneras, dotando a ambos videojuegos de dinamismo y estableciéndolos como clásicos.



Con la tercera entrega (Fallout Tactics: Brotherhood of Steel), el sistema de combate se vio cambiado (pasó de ser únicamente por turnos a tener 3 opciones de lucha), y las interacciones con los NPC se vieron disminuidas a favor de una historia centrada en una de las muchas facciones del juego (la "Hermandad del Acero"). Esto se puede explicar con el cambio de creador, pues fue desarrollado por "14 Degrees East", otro estudio dependiente de Interplay.



El cuarto título de la saga tuvo menor éxito; siguió con las características del anterior y "ensombreció" a la saga. Los antiguos jugadores de Fallout se sintieron engañados al ver como este juego había cambiado su tono visceral y realista, propios de un mundo post-nuclear, por un simple juego de acción y disparos a mansalva.



Interplay llevaba años con pérdidas económicas, y tuvo que cancelar su proyecto para una secuela de Fallout 2 (pues Fallout Tactics y Fallout: BOS habian sido declarados como no lineales), cuyo nombre en clave era "Van Buren". La propiedad intelectual de la saga pasó a Bethesda, comenzando así una nueva etapa en la evolución de estos títulos.



Fallout 3 (2008) llevó la saga al 3D, haciendo la experiencia post-nuclear todavía mas atractiva, pues tenía un sistema de niveles y de distribución de habilidades heredado de los dos primeros Fallout, y lo combinaba bastante bien con un poco desarrollado pero eficiente, típico de los shooters (aunque en este juego no se podía apuntar con miras de hierro). Además, contaba con un mundo abierto nada desdeñable para la época.



Y tras Fallout 3, vino Fallout New Vegas (2010), que mejoró las mecánicas de Fallout 3 de manera increíble, y cuya cantidad de elecciones disponibles para completar misiones creó finales personalizados, cautivando a muchos jugadores, a mí entre ellos. Se trataba de un juego bien balanceado, que daba una experiencia de juego nunca vista antes en los títulos anteriores, y cuya cantidad de armas, atuendos y misiones fuera de la historia crearon un cóctel explosivo.



En la producción de Fallout: New Vegas trabajaron antiguos empleados de Interplay; de ahí su bien implementada mecánica de progresión del jugador y de su historia. Estos dos últimos juegos catapultaron la saga a la fama, dándole un nuevo enfoque al mundo post-apocalíptico creado por Interplay. En 2015, 5 años después del lanzamiento de Fallout: New Vegas, Bethesda lanzó Fallout 4. Un videojuego que sorprendió por el tamaño de su zona jugable, el cambio de mecánicas (esto se observa en el sistema de modificación de armas y en el árbol de habilidades y progresión del jugador) y los diferentes finales y facciones que ofrecía. Lleno de easter eggs, hizo las delicias de miles y miles de jugadores. Tras esta entrega, en el año 2018, se lanzó Fallout 76, el que ha sido el intento fallido de crear un juego multijugador y el blanco de numerosas críticas, pues supone un cambio radical en el sistema de juego; cartas en vez de árbol de habilidades, eliminación de los tradicionales PNJ (personajes no jugables), servidores en los que se desarrolla la historia... Ni siquiera el lanzamiento de varios parches ha logrado estabilizar los servidores inestables ni los bugs del videojuego. Todo esto, hizo que la popularidad del juego descendiese, y que las ventas bajasen vertiginosamente tras la primera semana. El juego se sentía inacabado en algunos aspectos, y costaba comprar el nuevo modo de juego de Bethesda. Como en muchas otras sagas, Fallout ha tenido muchos cambios a lo largo de su historia; algunos a peor y otros a mejor. Pero lo importante es que, mientras logre atraer al público y contar la experiencia post-apocalíptica a través de distintas historias, la saga seguirá viva. -Redacción por Javier Herrero.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo