"Doctor Strange in the Multiverse of Madness" - Crítica y análisis con spoilers.

Actualizado: 3 jun



"Doctor Strange in the Multiverse of Madness" es una película que, por experiencia propia habiendo hablado con algunos amigos/conocidos que podrían entrar dentro de lo que se conoce como "espectador casual" o público más generalista, puede ser algo rara para este mismo público, pero no por ello mala. Una de las cosas que hacen únicas a esta película es el componente macabro marca de la casa Raimi. Hasta la escritura de la película recuerda un slasher de la época, con Wanda persiguiendo a Strange toda la película, asesinando a quien se interponga en su camino. Y es cierto que esto ha desentonado a cierto público generalista, en especial a los padres que han ido con sus hijos y se han encontrado una película más terrorífica de lo usual y eso que siendo justos tampoco es que de muchísimo miedo. No solo eso, también viene acompañada de cierta polémica por unas expectativas falsas creadas en torno a ella. Muchos esperaban un videoclip festival de cameos con 50000 personajes que no pegan en esta película y se han encontrado con que la película se centra en lo que se tiene que centrar: Strange y Wanda. Recordemos que estamos en la segunda parte en solitario del primero.


Y como segunda parte de Doctor Strange que es, es este personaje el que lleva la voz cantante en la película. Aquí se aborda una cuestión tan simple y a la vez tan complicada, cómo si uno es feliz, que mueve la felicidad de esa persona, y como se puede autoengañar con cosas falsas que en el fondo no te llenarán. Estas dos contraposiciones se representan con Strange que a lo largo de la película va afrontando y aceptando que no puede estar con Crhistine a pesar de que la ama, y Wanda que toda la película busca llenarse recuperando unos hijos imaginarios que en el fondo no existen.


Otra parte de la evolución de Strange en esta película es que aprende a confiar plenamente en los demás. En anteriores películas cómo "Infinity war/Endgame", más que confianza lo que hace es jugar la última carta que le queda, intentando favorecer que los hechos ocurran de determinada forma, provocando que Iron Man se sacrifique. En "No Way Home" por fuerza mayor está incapacitado gran parte de la película, permitiendo que Peter logre ejecutar su plan para salvar a los villanos, y a pesar de que acaba impresionado por esto, realmente nunca confío en que pudiera cambiar la naturaleza de los mismos desde un principio. Tras ver lo que su variante hizo al inicio de la peli con Chávez, y como la versión de la tierra 838 actuó a espaldas de sus compañeros, nuestro Strange decide confiar plenamente en América, un voto de confianza que esta niña no recibía desde que perdió sus madres, dándole la motivación necesaria para que pueda vencer al final a Wanda, no a la fuerza sino con ingenio. Por una vez Strange decide no "sujetar el bisturí"



Es lo bueno de Marvel, que la gran mayoría de casos siempre van a anteponer los personajes al espectáculo, sin renunciar a este último y yendo ambos en consonancia. Y es que los cameos y apariciones estelares tienen una función en la trama y es la de demostrar la faceta de llanero solitario de Strange respecto a sus compañeros superhéroes. Además sirven para presentar conceptos de cara al futuro. Ya tenemos presentados conceptualmente a los 4 fantásticos, a los X-Men y a los Inhumanos, mientras Reed habla de las incursiones, que quienes hayáis leído la etapa de Jonathan Hickman en Los Vengadores, sabréis perfectamente que es. Para los no leídos solo queda decir qué estás incursiones son la antesala para el próximo gran evento qué son las Secret Wars, que probablemente sean en los próximos 10 años mas o menos.


Volviendo a los personajes, aunque sea una película de Dr. Strange, es cierto que Elizabeth Olsen como la Bruja Escarlata ha acaparado la atención de muchos, coronándose como una de las mejores villanas del MCU. Mucha gente habla de que en "Wandavisión" hay una especie de redención para Wanda y que choca un poco que caiga de nuevo en la villanía pero creo que va en consonancia con cómo es el personaje, que siempre ha sido una persona mentalmente inestable, dando tumbos al largo de su trayectoria. Sumando a eso la influencia del Darkhold, nos da una más que justificada transición hacia la villanía. En esta película se juega con una escala de poder bastante absurda y muy gratificante. No al nivel de Ultrón en "What if..?" pero casi, y como explicado antes, al ser escrita Wanda como prácticamente invencible, recuerda mucho a un slasher clásico, una fuerza indetenible que persigue constantemente a los protagonistas. Y recordando que esta película está impregnada por Sam Raimi, (que le encanta dar un componente humano y trágico a los villanos), al final Wanda se redime logrando anteponerse a la corrupción del Darkhold, sacrificándose y destruyendo el monte Wundagore. Sinceramente dudo mucho que esto sea lo último que hemos visto de Wanda pero de momento dejémosla descansar, pues creo que Elizabeth Olsen se lo merece y cierra con broche de oro este nuevo camino iniciado en "Wandavision".



Mencionando los dos personajes importantes que quedan, tenemos a América Chávez cómo nuevo fichaje de Marvel. La actriz Xochitl Gómez logra impregnar de carisma y de entrañabilidad la pantalla cada vez que su personaje aparece. Tenía todas las papeletas de haber sido la clásica niña muy repelente pero para nuestra fortuna no ha sido así.



Christine Palmer interpretada por Rachel McAdams ha tenido un rol más activo en esta segunda parte. Recordándonos a Spiderman 2, tenemos a Christine rehaciendo su vida con otro hombre para desgracia de nuestro protagonista. A partir de este punto pasamos a conocer a la variante de Christine de la tierra 838 que parece haber llevado una relación similar con su Strange (nunca la aclararon). Strange loga confesarle que siempre la amado pero le da miedo lo que conlleva. Ambos logran pasar página pero Christine le alienta a que no tenga miedo amar a alguien ("Enfrente sus miedos Dr. Strange"). Por eso mismo no es casualidad el intercambio de frases entre Clea (personaje que vemos en la post créditos y que en los cómics es pareja de Stephen) que le dice "si tiene miedo a acompañarla" y el propio Strange le dice que "No tiene miedo". Es probable qué en la tercera parte veamos esta relación. Una buena manera de despedir al personaje de Christine Palmer y su etapa de amorío con Stephen.


Habiendo hablado a lo largo del post de ciertos aspectos del guion, incluso de la forma que está escrito (un +1 al guionista Waldron por saber adaptarse al estilo del director) se puede notar la influencia de Sam Raimi en la dirección de la película: muchos planos y cómo se desarrollan muchas escenas son puro Raimi. Solo con ver a un Strange zombie controlado por su yo desde otra dimensión mientras porta una capa hecha de las Almas de los Condenados, uno se da cuenta de la magnitud de macarrismo que está viendo en pantalla. Esperemos que esta película sirva como lección para los que berrean constantemente sobre la falta de libertad creativa en Marvel Studios, un tema que mucho de los lectores sabrán que hemos abordado aquí.



Un punto negativo son ciertos planos cuyos efectos visuales o integración de personajes en el fondo deja que desear y es que creo que en la fase 4 por lo general siempre ha habido ciertas deficiencias, sin obviar los muchos aciertos. Y es que creo que la sombra del Covid y de post-producir una película en estas condiciones es muy larga. También algo que creo que es ambiguo y depende del juicio de cada uno es que Strange no hace tanto despliegue de su magia, lo cual se puede deber a su rol de estar huyendo constantemente de Wanda puesto que no hay manera de hacerle frente, por lo que tiene cierta justificación.


Otro posible aspecto cuestionable es que con el afán de hacer una película con un ritmo frenético y directa al grano, creo que se han eliminado algunas escenas en Kamar-Taj protagonizadas por varios hechiceros, cómo Rintrah el minotauro (¿a que ni sabíais el nombre?) al que se le hace cierto énfasis para luego no hacer realmente nada en la película, quedando un poco inconexa esa parte. Hasta cierto punto comprensible porque es cierto que hubiera roto el ritmo de la película, y fue decisión del propio director al parecer. Juzguen ustedes mismos.


Acompañando con una banda sonora con un Danny Elfman bastante inspirado que hace tiempo no se veía, creo que es unas de las secuelas más top de Marvel y bastante única por la manera en la que cuenta las cosas.


Una prueba más de la diversidad de géneros que maneja el medio superheroico, y en concreto Marvel Studios.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo