• PH0NSY

¿Debería jugar Legends of Runeterra?



Buenas, ¿como vais por ahí?

¿Yo? Heh. Yo solo estoy aquí, pasando el rato, echando unas partiditas.

¿Que a qué exactamente? ¡Pues al LoR!

Si, ya sabes, el LoR. ¿Qué pasa? ¿No te suena? ¿El LoR? ¿Legends of Runeterra? ¿El juego de cartas de Riot?

¿No? ¿Nada? Hmn… Vaya, vaya, esto si que es una sorpresa. Pues permítete ayudarte a ver si este jueguecito de cartas puede ser realmente de interés para ti, iminha.


 

Riot Games (ahora con una justificación para la pluralización de la palabra ‘Games') lleva ya un poco más de un año intentando expandir horizontes, cosa que vimos la primera vez con la salida de Teamfight Tactics en junio del año pasado. Desde entonces la empresa ha seguido tratando de explorar nuevos formatos en proyectos secretos que no nos serían revelados hasta el directo en celebración del décimo aniversario de su juego más popular, el titan League of Legends. A lo largo de este directo vimos las direcciones que quería tomar la empresa; el desarrollo de juegos de diversos géneros a partir de lo que habían podido aprender gracias a League of Legends y muchos otros proyectos en los que habían tomado parte (ya sea dentro o fuera de Riot). Entre todos estos proyectos podemos encontrar juegos que probablemente ya os suenen, como el Valorant o el Teamfight Tactics; y otros que no tanto, como el futuro juego de lucha con personajes del universo de League of Legends. Y, claro está, entre todos estos juegos también se encuentra el tema que nos ocupa, Legends of Runeterra.

Ahora bien, ¿qué es exactamente? Legends of Runeterra o LoR (como lo nombraré de ahora en adelante por el bien de mi salud mental) es un juego de cartas basado en el universo de League of Legends; siguiendo la línea temporal del universo principal del MOBA. Pero, ¿qué significa esto? Significa que este juego tiene 2 piezas fundamentales que nos pueden llevar a querer dedicarle nuestro preciado tiempo: jugabilidad y estética (aka. el universo de Runeterra).


 

Hablemos primero de la jugabilidad, que es por lo que probablemente la mayoría de los que prueban el juego se quedan (porque, afrontémoslo, el lore del mundo de Runeterra no es un factor tan determinante para la mayoría de la gente). El LoR es algo que se siente muy seguro y cómodo en un primer lugar pero que introduce sus propios toques de innovación en un gameplay muy pulido que no deja indiferente ni a los jugadores de otros juegos de cartas (como Magic the Gathering, Pokémon TGC o Hearthstone) ni a jugadores más casuales. Para resumirlo de manera ligera, se basa en turnos en los que los jugadores deberán invocar cartas, limitados por una cantidad de maná predeterminada que aumentará hasta 10 a lo largo de cada turno; el fin de un turno será cuando el jugador que tiene la ficha de ataque y el jugador que defiende deciden, en ese orden, ceder su turno. Además, tendremos cartas de 3 tipos: seguidores, hechizos y campeones.



Esta distinción de cartas es esencial, dado que nuestro estilo de juego cambiará en función al tipo de cartas que tengamos en la mano o en el campo. Los campeones serán los que nos condicionarán el tipo de mazo, dado que ganamos recompensas en forma de mejora de estadísticas o cambio de texto cuando cumplimos su objetivo y las hacemos ‘evolucionar’. Los hechizos son cartas que nos serán útiles para cambiar el curso de la partida, salir de una mala situación o mejorar aún más una situación ya favorable. Por último, tenemos a los seguidores, que serán nuestra línea de ataque o de defensa y sobre los que apoyaremos nuestro mazo para ganar la partida.


Pero esto no es lo único que ofrece el juego de cara a la jugabilidad. Las innumerables cartas y sus diferentes palabras claves nos permitirán generar una gran variedad entre los mazos que podremos crear y los diferentes tipos de estilo de juego. Además, al ser un juego competitivo, podremos disfrutar subiendo rangos desde Hierro hasta Maestro, aprendiendo por el camino todo tipo de estrategias que desconocías.


También me parece correcto recalcar que, pese a que la mayoría del público viene del MOBA, la toxicidad del juego es casi nula; en parte gracias al hecho de que no hay un chat interno que te permita comunicarte con tu oponente, siendo el único medio de comunicación con él unos inofensivos emoticonos.


 

Ahora que ya he hablado de la jugabilidad, pasemos a la ‘estética’ que tiene el juego.


El juego toma el universo que se nos presenta en League of Legends y nos lanza de lleno en él. Veremos interacciones canónicas entre personajes que no conocíamos, se crearán conexiones que luego veremos desarrolladas en el universo de Runeterra mediante la página de Universo de League of Legends.



Experimentamos las diferentes personalidades de los campeones que conocemos y queremos gracias a League of Legends mediante interacciones entre personajes, iconos que nos muestran una cara más amigable de estas ‘leyendas’, así como muchas otras cosas. Nos adentramos en la fauna y flora del mundo con las mascotas, escenarios y cartas.


Todo esto aderezado con unas ilustraciones maravillosas de los seguidores, hechizos y campeones, acompañados claro por unas animaciones (únicas a cada carta) simples pero eficaces, así como una producción sonora que nos resultará familiar dado su semejanza con la del League of Legends.


 

Para sacar algo parecido a una conclusión, diría que, para aquellos que sean fanáticos de los videojuegos de cartas o del universo de League of Legends, es una opción muy válida y entretenida para pasar unos pocos minutos delante de la pantalla del ordenador. Sin embargo… para aquellos que son más casuales… ¡es también una opción válida! Será un poco más difícil coger el tranquillo a la jugabilidad para aquellos más novatos pero el juego te aporta con tutoriales que te ayudarán a entrar en la dinámica del juego.



Ahora bien, si no eres un fan de los juegos de cartas ni estas interesado en el universo de Runeterra este juego no es para ti. Al final del día el juego es lo que vende que es, un juego de cartas en el universo de League of Legends, así que no merece la pena entrar esperando algo diferente a lo que es.


 

Pues bueno, eso ha sido todo por hoy. Con esto me despido y voy a echarme un par de partiditas al LoR. Quizás me juegue un mazo de Teemo





- PH0NSY

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo